Esclavos voluntarios

¿Quieres anunciarte en esta sección destacada?

Comprar espacio publicitario aqui (728x90)
 

Esclavos voluntarios

 

Conozco ya a varias personas que han decidido convertirse en esclavos voluntarios a perpetuidad, aunque ellos aún no lo saben. Cualquiera puede ser abducido.

Estos nuevos esclavos se han reunido en las tierras de una empresa americana y han decidido trabajar en un huerto que no existe. Trabajan la tierra cada día , durante horas, sin importarles nada más. Su obsesión es la productividad y enriquecer más y más al masa caralibro, dueño y amo de la hacienda.

Una de esas personas me contó excitado que le habían regalado una cabra. La cabra venía dentro de una caja, al abrirla un fulgor de estrellas de colores le había dado la alegría y el ánimo necesario para empezar el día recuperando la esperanza y la fe en la humanidad.

En la  granja todo es paz y trabajo, mucho trabajo, pero algunos misteriosos e inquietantes sucesos,  descubiertos por un observador de este fenómeno masivo de la esclavitud voluntaria ponen de manifiesto la progresiva y acelerada disolución de la masa encefálica de los esclavos.

Trabajar en la granja es un modo de vida. No, es la vida, el futuro perfecto. Porque no hay fin, la granja que no existe es infinita.

La agricultura del pixel ha creado estos nuevos Mandingos que han acabado olvidando su nombre. Y ya son más de 68 millones.

Suscríbete por email para recibir las viñetas y los artículos completos y sin publicidad

Artículos relacionados

10 comentarios en «Esclavos voluntarios»

  1. Bueno, varias semanas sin visitar este rincón y disfrutar con tu trabajo. Ya me he puesto al día. Feliz cumple-garabatos, con retraso. Sigues teniendo sabor ácido en las viñetas. Me gusta. ;)

    ¡Saludos!

  2. Pues enganchados a juegos siempre han existido. Que ahora sea a un juego del Cara Libro es debido a que hay mucha gente que pasa allí su tiempo. Al menos no se gastan dinero real (de momento) en ser esclavos porque cuando yo era un chaval, ser esclavo del Tetris costaba tu propina.

  3. A raíces one estábamos también enganchados «muchos», pero en este caso padecen el síndrome de stock-olmo, preguntan a sus raptores como poder seguir viviendo «conellos»

Los comentarios están cerrados.

Antes de irte...

Suscríbete ¿Quieres recibir las viñetas en tu correo cuando se publiquen?
*Artículos completos sin publicidad.