Icono del sitio JRMora, humor gráfico

Arde Twitter

 

Arde Twitter, se incendian las redes sociales, loquesea o quiénsea revoluciona a los internautas. Declaro la guerra abierta a estos tontolares y todas sus variantes.

Normalmente tienen detrás una columna de opinión firmada por el bocas de turno, que vive de eso ( y ya no sabe que inventar), la gamba del personaje público habitual,  del nuevo aspirante a drogadicto de la atención o la portada fachiboba del día.

Y es que el «Arde Twitter» es ya una coletilla digna de ingresar con honores en lista de invitaciones a la indignación rápida para el clic del día.  Porque no suelen dar para mucho más, el recorrido de este tipo de «noticias» suele tener una vida tan corta como cualquier otro asunto, por importante que pueda parecer. Porque otro tema entra rápido y hay que recibirlo con honores masivos.

¿Quién se va a resistir a sumarse al incendio cuando es un incendio grande y está pasando en este mismo momento?. Es un sensacionalismo de manual, es gritar ¡escándalo!, pero basta echar un vistazo a los #juastag de Tonter para encontrar a Lady Gárgaras o Justino Brevas como «incendio» fijo  del día junto a otra suerte de gilipolleces, bien sobre un programa de radio o tele o cualquier choteo para pasar el rato.

¿Cuántos años deben pasar para que la noticia deje de ser dónde se opina sobre algo?.

No importa ni quienes, ni cuántos, ni lo que opinen o en qué contexto. Siempre será un incendio en el que se mueven todos como un banco inmenso de pirañas buscando lo colorao. Así, todos los medios tienen a un redactor batamanta sentado siempre frente a la tele, con su plantilla «Arde Twitter» en borrador esperando el pistoletazo de teclado para no perder tráfico de los distintos focos de los incendios.

Y mientras las hordas se van moviendo entre incendios, los expertos siguen cantando las grandezas de las redes sociales como el nuevo y revolucionario medio que, de momento, no es más que un repetidor salchichero del ruido sobre lo que  generan los medios de siempre.

Salir de la versión móvil