Icono del sitio JRMora, humor gráfico

Cebono

 

Bono es una cebolla, tiene muchas películas y si lo cortas te puede hacer llorar (incluso de risa)

Siempre he visto a Bono un personaje de sí mismo, no me lo imagino con ese rollo soltando esas frases cebolleras en su vida privada, recuerdo aquel capítulo final de uno de sus culebrones junto a MariTere en el que mostrando su lado más dramático se despedía haciendo gala de un protagonismo «no deseado».

Hoy la cebolla se ha desprendido a la toledana de una capa más. Bono es simplente otro plasta más.

Pero para pesado (tengo autorización del pesado en cuestión para llamarle pesado) Daniel Hernández que me ha preguntado sobre el proceso de creación de una viñeta y los materiales a emplear.

Para ver ese proceso y su explicoteo pulse el maldito MORE

Paso 1: Confección de cuadrulo a mano alzada, materiales empleados: lápiz Staedler (en las últimas) sobre hoja A4 en papel de 80 gramos.

Paso 2: Abocetado de cebolla con intento de caricatura (fallida) rápida

 
   

Paso 3: Cuatro ris ras más y se parece más a Manolo Chaves que a Pepe Cebono

Paso 4: Unos circulitos en los carrillos y unos gomazos para despistar las gambas

Paso 5: Fase guarra de la batalla aplicando sombreados, borrón y raya nueva, parece que la cebolla se va acercando a lo que se pretende, al peo la goma, atacando línea sobre línea

Paso 6: LLega la hora del rotulador mágico que todo lo apaña, adquirido en la papelería por 0,50 cts (pagado al contado)

Paso 7: La de Milán elimina toda mancha y recontrarayado y deja el Cebono listo para recibir maquillaje policromático.

 
   

Paso 8: Color base, dos brillos y plan de actuación para acometer volúmenes de la cebolla

Paso 9: Colorines, luces, firma, sello y a la cama

Tiempo total estimado 45 minutos (he tardado más montar el mercadillo este)

Coste por gasto de aperos de dibujo: 0,0006 céntimos de euro

Aguantar a Daniel Hernández no tiene precio :D

Salir de la versión móvil