Club de ciudadanos gravemente afectados por la navidad

 

navidad navidad dulce navidad

Era inevitable, tiene que venir, así que para qué retrasar más la viñeta navideña. Este año han adelantado un mes el tradicional encendido del alumbrado global para que calentemos visas y nos lancemos a comprar todo cuanto más caro mejor.

Son esos días entrañables en los que no hay sueldos basura, ni precariedad, ni problemas de euribor, son tiempos donde ningún niño del mundo se muere de hambre.

Entiendo que mi poca (ninguna) afición a las celebraciones religiosas me haya hecho socio perpetuo del club de los gravemente afectados por estas fiestas, pero lo que nunca entenderé es que los cristiano-consumistas me miren como si fuera extraterrestre por no hacer el bobo en su anual coreografía comercial.

Un año más que intentaré escapar de los polvorones sicópatas que me pedirán el aguinaldo bajo amenaza de ahocarme con el espumillón.

Bienvenidos al club, se vuelve a abrir el plazo de adhesiones.

Viñeta navidad del año pasado:

navisad.jpeg


Suscríbete por email para recibir las viñetas y los artículos completos y sin publicidad

Repositorio de documentales sobre dibujantes de cómic y humor gráfico.

Tontolares. Los titulares más gilipollas de la prensa. Envía los tuyos

5 comentarios en «Club de ciudadanos gravemente afectados por la navidad»

  1. Lo de la Navidad tiene una díficil adjetivación. Gente comprando hasta la náusea a pesar de no tener con qué comprar. Los centros comerciales son los nuevos templos erigidos a imagen y semejanza de individuos e individuas con cerebros manifiestamente mejorables. ¿Alguna vez comprenderán que lo que celebran es falso? O quizás a los que venden de todo estos días no les interese que lo sepan y que sigan con su orgía de consumismo hasta el infinito y más allá.

  2. Unas simples lentejas son tan buenas como todos estos manjares que dicen que son por navidad.

    Naturalmente formo parte del club.

    Te olvidas en tus comentarios la cantidad de personas mayores que están solas, pasando hambre y frío… esto pasa en nuestra querida España y territorios varios.

    Para todos ellos vaya mi cariño.

    Al Sr.Caldera con su «ley fantasma de dependecia» así se le atragante el langostino, estas navidades.

  3. jajaja, ya no me siento tan rara. En cuanto dije que no me gastaba ni un duro en esto…todo el mundo me miro como si fuera un bicho raro. Yo los regalos cuando me sale de…:D

Los comentarios están cerrados.