Delitos de ficción

¿Quieres anunciarte en esta sección destacada?

Comprar espacio publicitario aqui (728x90)
 

Delitos de ficción

 

Delitos de ficción

Me han salido canas en más de un sitio leyendo cómix de autores que pocos conocen. Fanzines brutos, tontos , malos y buenos. Veía películas de todo género y color.

No sé si será que las canas me están saliendo ahora en el cerebro, pero es que ya no conozco este país.

Una imprenta que se niega a tirar una revista porque hay chuflas papales, viñetas oiga… una películas suspendida censurada por si los abusos de ficción son reales y católicos que parecen querer encender antorchas para quemar la ficción. Violencia extrema hay en mil películas, pero aquí  se mezcla con tetas, culos y penes. Eso parece ser, otra vez, la chispa de la polémica.

Recuerdo que de moco no nos dejaron entrar al cine a ver una película en la que a alguien le explotaba la cabeza. Y eso que ya estábamos en edad de onanismos avanzados. Pasarían muchos meses hasta que pudimos hacernos en video con ella  y nos pareció floja y aburrida. El cine de terror con jamonas y matanzas fue siempre un género de los de obligado consumo.

Delitos de ficción

De chavales cortábamos  trozos de pelis porno Super 8. Las alquilaban los más mayores y añadíamos con cuchilla y acetona esas secuencias guarrillas  a las cintas de Mickey del Cine Exin. Después hacíamos  pases privados de alguna teta que veíamos 50 veces porque duraban apenas unos segundos , siempre protegidos por el pestillo.

Veíamos dibujos animados, películas del oeste y alguna de La Clave cuando había suerte y para ver tías en bolas bastaba asomarse al kiosko y allí estaban a la vista. Y cuando no era posible, siempre circulaba de mano en mano un Lib sobado o el Interviú de algún familiar. Y ahora todos somos personas sexualmente sanas y felices.

Tripas serbias

A Serbian Film es una película mala si me apuran, siempre según el gusto de cada cual, una gorno del montón, bruta, como es el género, pero una película más. Sólo una película.

 
   

Leyendo el revuelo he recordado cientos de películas. Las de terror, acción, aventuras y policiacas donde en el guion se incluye la típica escena del asesinato de la familia de alguien, incluídos niños en ocasiones violados. Luego el prota se toma la justicia por su mano y se venga descabezando a todos los malos y nadie se escandaliza.

Pues con sus variantes sangrientas, para no espoilear demasiado por si decide verla, esa es la historia.

A Serbian Film es lo mismo pero con escenas de sexo más o menos explícito y violencia de ficción no apta para sensibles. Rodada con ese ambientillo que pretende ser lúgubre y casual para que agobie un poco. Es cine para adultos, adultos mentales como son la gran mayoría de personas que disfrutan de este género.

Pero aquí somos así, basta que nos adviertan que una película es de tripas y asesinatos a granel con ensañamiento para correr a verla. O escandalizarnos y montar un pollo sin verla. Todo porque alguien llegó a pensar que un feto al que masacran «de salida» en lugar de un muñeco de plástico podría ser un niño. Para otros porque todo era inmoral y obsceno en general.

¿Acaso esperaban encontrar a Antonio Alcántara haciendo calceta con doña Herminia?

Violencia ficticia

Parece que de repente volvemos a aquellos tiempos de Holocausto Caníbal, película con pinta  de documental chusco en la que, si bien se mataron animales, ni se violaron, ni se asesinaron personas como muchos llegaron a creer. O la polvareda que levantó la emisión en la tele española de El Imperio de los sentidos por un quítame allá un corte de pene y unos polvos  en pantalla.

Siempre ha habido literatura y cine bestiajo y guarro, como este cómic de Ladrón, un dibujante de Alicante y creador de La Mocopandilla, distribuído por Subterguge a mediados de los 90

Delitos de ficción

En este álbum La Mocopandilla viola, tortura y mata a todo tipo de personas de muy distintas y macabras formas.

Incluso visitan la casa de la familia Zipi y Zape y se los cepillan.

 
   

Pero como todo el mundo sabe ni Zipi y Zape  son niños de carne y hueso ni a ninguno de los que leímos este cafrecómix nos dio nunca por violar personajes de tebeo ni de los otros, ni pequeños ni grandes. Tampoco se secuestró la publicación ni se detuvo al autor para interrogarlo por si tenía a su abuela guardada en trozos dentro de un un baúl en el sótano.

Suscríbete por email para recibir las viñetas y los artículos completos y sin publicidad

Artículos relacionados

7 comentarios en «Delitos de ficción»

  1. Una película realmente asquerosa que no volveré a ver, no debería ser distribuida sin una clara notita que deje bien claro el tipo de contenido que encontrará el espectador (para no verla por error pensando que es otra cosa)… y ya. -Es que yo no disfruto con la sangre que salpica ni las salvajadas, me pasé media película con la cabeza bajo la manta (que dicho sea de paso, en esta peli las maldades son obra de «los malos»; Tal vez sería preocupante si se justificaran las burradas como arte o yo qué sé, pero aquí aparecen más bien como una crítica social y algo deleznable)-.

    Clasificarla con varias XX y listo, que cada cual decida. Cosas más o menos igual de bestias están empezando a proyectar en 3D. ¿Dónde está el límite entre lo que corresponde a nuestro criterio y autodeterminación y lo que el estado u otras instituciones deben decidir por su cuenta para cuidar de nosotros? Les dejas las tijeras, y empiezan a recortar y a recortar… luego viene Saw, Hostel… mañana igual nos censuran mentes criminales, y pasado Caballeros del Zodiaco. Al final, lo de la silla de ruedas de Clarita es demasiado heavy y hasta Heidy acaba censurada.

    Hay puertas que cuando se abren, preocupa.

  2. @ JRR: Hola
    La vi unos días antes de toda esta polémica absurda, en el texto tienes un enlace para verla online, si no quieres descargarla, pero ya sabes, está por cualquier sitio para descarga.
    A veces me pregunto qué necesidad tienen de suspender su proyección cuando podrían «investigarla» antes.
    Voy a leer lo tuyo :P

  3. Los padres de ahora aún sueñan con el hombre del saco.

    Ten cuidado hijo!!
    -Sí paapa
    Llevas los condones?, la navaja?, los buchacos?, los puños de hierro?…..
    -Pero paapa..que no voy a la guerra, solo salgo a tomar unos zumos.

  4. En el año 1974-75 en algunos «colegios de bien» antes de oscurecer, aún no habiendo terminada la jornada escolar,tocaban las campanas de salida,todos eramos felices.. esos dias podríamos mirar en la tele a Valentina y los Chiripitiflauticos puagggg!!!… Cuando llegabamos por la mañana al colegio muchos dias pendia un cartel en el potalon…. Todos deseabamos que aquel hombre del saco merodeara en época de examenes..que nunca fuera detenido y que le robará el mini a la profesora de lengua y la dejará en bragas, y que le exigiera al director un rescate por todos nosotros…..al día siguiente descubriamos que el lute estaba en 7 provincias a la vez….. Preguntada a la profesora de religión sobre la competencia del hombre del saco al mismïsimo dios , no nos quiso responder.

Los comentarios están cerrados.

Antes de irte...

Suscríbete ¿Quieres recibir las viñetas en tu correo cuando se publiquen?
*Artículos completos sin publicidad.