El hijo de Tomás

¿Quieres anunciarte en esta sección destacada?

Comprar espacio publicitario aqui (728x90)
 

070508-toros.jpg

 

José, el hijo de Tomás, ascendió aquella tarde al edificio más alto de la ciudad vestido con su tutú rosa de bailarina salpicado de purpurina, debajo del brazo llevaba una feroz gallina de pelea.

Se encaramó a la cornisa y empezó a bailar el pasodoble de los pollos, con paso grácil se movía por el estrecho ancho del filo que amenazaba a vacío ejecutando pasos de ballet con asombrosa maestría.

Mientras tanto abajo empezaba a congregarse una gran cantidad de viandantes que soprendidos se arremolinaban para presenciar tan maravilloso espectáculo y animar al artista.

José giraba sobre si mismo mientras retorcía el pescuezo de la gallina, esta demostrando su casta intentaba sin éxito acertar un picotazo en el ojo de José con la clara y salvaje intención de dejárselo vacío.

El artista español en perfecta armonía de música y movimientos aplastó parte de los órganos vitales de la gallina de una coreográfica,bella y poderosa patada gracias a que los huesos de sus tobillos y pies eran ya lo suficientemente fuertes para patear en pointe.

La gallina quedó bastante «Gallideforme» y aturdida tras el golpe.

Aprovechando la pérdida temporal de fuelle del animal le arrancó la cabeza de un bocado y la escupió al público que iniciaba ya una ovación sentida y emocionada por la faena.

El hijo de Tomás estuvo varios minutos demostrando su hombría. con los brazos y la mirada hacia el cielo exhibiendo las dos patas y molleja ensangrentadas que había recibido como trofeo de la hazaña conseguida para la que había puesto en grave peligro su vida.

Esto sucedió el jueves 5 de junio de 2008 en pleno centro de Madrid pero casi todos los medios optaron por hablar de otra cosa absolutamente absurda y macabra.

 
   
Suscríbete por email para recibir las viñetas y los artículos completos y sin publicidad

Artículos relacionados

8 comentarios en «El hijo de Tomás»

  1. Me pareció muy desconcertante que en absolutamente todos los medios se hablara de Tomás como un héroe. Y yo que pensaba que en «estos días» lo del toreo empezaba a cobrar menos interés y me encuentro la hazaña de este torero rivalizando en las secciones de deportes con las cuitas de la selección, que ya es decir.

  2. A mí también me gustan los toros… Por eso no me gustan nada los toreros.

    Si de verdad son tan valientes, si de verdad arriesgan su vida ¿por qué no mueren tantos toreros como toros? ¿Y por qué, en las escasísimas ocasiones en las que gana el toro, lo matan igual?

    Lo justo sería que le dieran al toro las orejas y el rabo del torero, digo yo…

  3. Nunca he ido a una corrida de toros, ni me interesa.
    Que digan que Jose Tomas es un dios por como mata toros me importa un bledo.

  4. Vaya Francesc, son los riesgos de reproducir las viñetas, nunca sabes lo que puede aparecer y mucho menos junto a qué.
    No hay problema por el catalán, lo leo y entiendo bastante bien aunque ni lo hable ni lo escriba.
    :D

  5. Lo siento, pero me gustan los toros, precisamente hoy he hecho un comentario en mi bloc personal(ai! està en catalàn) bueno se entiende también, y vas y me pones el chiste al lado. Ironias de la vida,

Los comentarios están cerrados.

Antes de irte...

Suscríbete ¿Quieres recibir las viñetas en tu correo cuando se publiquen?
*Artículos completos sin publicidad.