Icono del sitio JRMora, humor gráfico

El mundo son cubos, cilindros y esferas

 

Un cubo, un cilindro y una esfera

Sobre mi mesa siempre han estado estas piezas de mármol (la esfera se perdió en una mudanza). Me las regaló un chaval al que intentaba ayudar a aprender a  dibujar. Era una época en la que tenía menos dinero que el que se está bañando. Alquilaba mi tiempo para clases particulares. y vivía en una casa grande en la que acabé montando un estudio en el  salón, la habitación más grande y luminosa.

Durante ese tiempo conocí a gente que necesitaba aprender a dibujar edificaciones y calles del natural para superar un examen de acceso de arquitectura. Personas que sentían fascinación por el dibujo y  buscaban  aprender para hacerlo por placer, gente que se obstinaba e insistía en creer que pintar y dibujar eran dos cosas diferentes, otros que creían que el dibujo artístico y el cómic o el humor gráfico no tenían nada que ver con las bases del dibujo «tradicional».

Toda una serie de personas con distintas percepciones del dibujo que me obligaron a crear pequeños manuales propios adaptados  y a tirar de muchos otros ajenos.

Casi todos coincidían en algo, se soprendían de tener que enfrentarse a tantos mundos en muchos casos desconocidos, y para ellos no relacionados con el dibujo, curiosidades para «falsear» la  física,  la geometría o la perspectiva en su versión más matemática  para acabar haciendo mediciones por comparación  con un simple lápiz sobre la propia realidad.

No hay atajos

Y así empezaban a resistirse reclamado trucos, atajos, pócimas mágicas…

Si bien cada persona tiene sus limitaciones y/o cualidades era de los que pensaba que todos podrían acabar encontrando la forma de educar la mano y la vista para moverse cómodos con un lápiz, bastaba el entusiamo.

Hoy me llamó la atención el título de un post  de un fururku al que ando suscrito y que admito que no leo siempre porque escribe sobre asuntos muy cotidianos y no es una temática que me enganche  demasiado, pero este amigo ha empezado las clases en la Escuela Superior de Dibujo Profesional (ESDIP). Era algo que venía planeando hacer desde hace tiempo y por fin se ha decidido,  probablemente acabe escribiendo cómo le va en el curso.

De su primer día entre tras cosas puede leerse:

«Tras repartirnos el material comentado y unos folios, nos pidió que dibujáramos un personaje humanoide, es decir, con cierta semejanza con un humano. Antropomórfico, vamos. Nos dio 25 minutos y nos pusimos a la tarea. El nivel es bastante alto, por cierto. Tras esos minutos, nos estuvo contando el tema de la construcción, es decir, abocetar usando cajas, cilindros y esferas. Es algo que viene en todos los libros que he leído tipo “Aprende a dibujar <X>”, así que yo ya me lo sabía. Pero no por eso supe hacerlo mejor que los demás :S»

 
   

Espero que continúe escribiendo sobre lo que va aprendiendo en esas clases, resulta muy útil conocer las reacciones y opiniones de las personas que practican el dibujo,  porque  a dibujar sólo se aprende dibujando pero se descubren reflexiones y reacciones a determinados problemas muy interesantes.

Mundo en cajas

No recuerdo desde cuando, pero así veo las ciudades, así soy capaz de verlo todo:

Y no son simples «cajas», esferas y cilindros, no es un concepto teórico más,  es una forma de mirar, pero sobre todo de ver.

La anatomía humana o animal, las construcciones, el agua o las nubes. Todo puede descomponerse y componerse con esa inmensa paleta de polígonos irregulares, óvalos, elipses, circunferencias  y demás figuras resultantes de esas tres piezas básicas. Conseguir adaptarlas a volúmenes y conceptos espaciales y vestirlas de texturas, luces y sombras…es dibujar.

(Entre otras muchas otras cosas)

Salir de la versión móvil