Icono del sitio JRMora, humor gráfico

Gafapastismo político

 

Hoy  todo el mundo hablará de otra cosa, pero como de eso  ya se se ha enterado hasta el tato y todos los medios se van a encargar de que nos hartemos de escucharlo, se me antoja replicar un poco a los intelectuales.

Antes de nada, por si se te ha pasado, un grupo de estos intelectuales  presentó un manifiesto en defensa del castellano (no han dicho de quién lo defienden)

Este es el manifiesto y aquí la noticia por si no te apetece leerlo.

Esto del manifiesto me parece una invocación a fantasmas del pasado con descaradas, solapadas y solaponas intenciones políticas y  recelos al pluralismo.

Como no soy un  ilustrado de nada, ni he sido cultivado en las esferas intelectuales no me acaba de entrar en la chorla eso que han dicho de que:

«Los ciudadanos son quienes tienen derechos lingüísticos y no los territorios ni mucho menos las lenguas»

Y para que el castellano sea la lengua común proponen un par de modificaciones de nada de la Constitución y de algunos Estatutos Autonómicos, eso para abrir boca.

Pues eso, amigos de lo intelectual, dejen que sean los ciudadanos, ese mogollón ambiguo de gente, el que vaya decidiendo lo que quiere hablar, cuando, donde y como.

En más de cuarenta años de existencia no he tenido ni un sólo problema  para entenderme con ningún habitante de ninguna de las comunidades de este poco común país.

 
   

Estoy hasta el fururku de escuchar el mismo ñéñéñé sobre el catalán, valenciano, gallego, bable, euskera o silbo y seguimos en las mismas.

Hay ciudades donde el castellano que se habla es casi incomprensible para los mismos parlantes de ese mismo castellano a unos kilómetros más allá.

No existe el  bilinguismo, porque hablamos de setenta y siete mil maneras (+ ó  -), puede que más, cada pueblo tiene sus  sus frases, sus dichos y palabras propios, refranes y chascarrillos, sus dejes y sus acentos.

Al manifiesto creo que se ha sumado Telecinco, Telemadrid y como no, el españolísimo diario El Mundo con la Cope a los tambores y cornetas.

Durante  la historia ha habido movimientos, manifiestos y manifestaciones en defensa del amor,  de la paz, de la familia, del trabajo  y ahora del castellano. Todo lo intangible que es de todos y de nadie es susceptible de ser apresado, monopolizado y usado contra alguien.

Pero manque les pese, las lenguas seguirán mutando, clonando, mestizando y reproduciéndose de manera autónoma por encima de cualquier gafapastismo.

Salir de la versión móvil