La lengua de Casado

Visitas: 107
 
 

La lengua de Casado

La lengua de Casado. Viñeta del 27/02/2019 en CTXT

Pablo el lenguas será recordado por eso. Su lengua no conecta con el cerebro, es un bicho que lleva dentro que suelta palabras cada vez que se acerca a un micro. Algunos analistas dicen que Casado ha endurecido su discurso para competir con sus rivales de la extrema derecha y recuperar a los descarriados que ven un PP «flojito». Ya saben, aquello de «la derechita cobarde» que decía el reconquistador machuno del caballo.

El autor de la infame reflexión sobre «la guerra del abuelo y las fosas de no sé quién» no ha dejado de decir estupideces y las seguirá diciendo porque en la «nueva política« esto se premia en lugar de suponer un problema.

La última boñiga en formato declaración de este graduado en la universidad de Inventolandia fue sobre el aborto.

«Creo que es bueno que las mujeres sepan lo que llevan dentro«, dijo Pablo demostrando ser un experto en entrañas femeninas y sobre todo de lo que las mujeres deben saber.

Después soltaría aquel glorioso monólogo sobre la inteligencia artificial, la computación cuántica y el blockchain que supuso una parodia redonda de sí mismo y que quizá fue guionizado por aquel experto en inteligencia artificial y campeón mundial de lanzamiento (escupiendo) de hueso de aceituna que le ayudó a llegar donde está.

Se pueden seguir añadiendo paridas casadianas a la lista, su lengua autónoma cada día suelta alguna, búsquenlas si tienen paciencia y tolerancia a la estupidez.

Juan Ramón Mora. Dibujante descendiente del fanzineo. Ilustración satírica y humor gráfico para medios de todo pelaje. Las opiniones no se negocian.

Suscríbete por email para recibir las viñetas y los artículos completos y sin publicidad

Repositorio de documentales sobre dibujantes de cómic y humor gráfico.

Tontolares. Los titulares más gilipollas de la prensa. Envía los tuyos

Artículos relacionados

Inhumanidad de Madrid

Premio especial

19-J

Fiera del libro

1 comentario en «La lengua de Casado»

  1. Pues ahí lo tenéis, aspirante nada menos que a la presidencia de este reino bananero.
    Una poltrona, un despachito, una corbata y un «título», y ala, a mover cubiletes.
    ¡Joder! Qué habremos hecho para merecer semejante tortura.

Los comentarios están cerrados.