El mercado laboral es un estercolero

¿Quieres anunciarte en esta sección destacada?

Comprar espacio publicitario aqui (728x90)
 
El mercado laboral es un estercolero

Viñeta del 16/06/2019 en CTXT

El mercado laboral es un vertedero.

No es algo de ahora, pero los nuevos planteamientos, que no son más que la explotación de siempre rebozada de una capa de falsa emprendeduría casposa y posmoderna, lo han enmierdado aún más. Sí, siempre puede ser peor.

El otro día navegaba en mis rollos cuando me topé con un publireportaje maquetado con apariencia de noticia con este titular que colgaba de una sección llamada «Moda«.

El mercado laboral es un estercolero

El texto, puramente publicitario y complaciente del que pueden ahorrarse la lectura, estaba petado de frases hechas para rellenar el peloteo de tono comercial. Otro de esos artículos marketinianos que ahora llaman Branded Content para evitar la etiqueta de «publicidad».

Los medios que venden esta porquería como cosa chupimoderna son cómplices del vertedero en el que se ha convertido el mercado laboral.

Aunque no hacía falta asegurarse porque cantaba a la legua, bastó buscar notas parecidas en otros medios para comprobar que se trataba de lo que es, publicidad pura y dura sin cuestionar nada.

El mercado laboral es un estercolero

Otro tontolar amable. La idea que ya existió y existe; las lavanderas y las lavanderías.

Incluso en la mayoría de estos artículos se usan imágenes del vídeo promocional de la empresa con la premonitoria y cutrefacta imagen de una persona que había mutado en lavadora de cartón ambulante.

El mercado laboral es un estercolero

El negocio es más de lo mismo. Sigue la inercia de las basuras de la falsa economía colaborativa o «gig economy» basada en la App de una empresa que no contrata a nadie.

El trabajador tiene que poner todas las herramientas de trabajo y correr con todos los gastos asociados para poder trabajar.

 
   
El mercado laboral es un estercolero

Solo necesitas tu lavadora, tu lugar donde secar la ropa y tu plancha. También tu teléfono con conexión a internet y pagar la luz de tus máquinas y tu local donde laves y planches.

Si andas pez en estos asuntos, deberás buscar también asesoramiento para cuando tengas que declarar lo facturado.

Solo necesitas TODO y lo buscas y pagas tú, gilipollas. Es en resumen lo que te dice la empresa.

Pero aún más, si decides ofrecer el servicio extra de recogida y reparto a domicilio para conseguir más clientes, también tendrás que tirar de vehículo propio, porque me juego uno de mis tres testículos a que los de la App no te van a prestar ni unas sandalias.

El mercado laboral es un estercolero

Ya te la han colader

Para los de la App, los «colader» (otra gilipollinglish siguiendo la estela del palabro «rider») tienen CLIENTES y a la empresa se la sopla si eres autónomo o no. En resumen, te tienes que buscar la vida con tus obligaciones fiscales y con esa tontería de declarar lo que factures. Ya hasta evitan decir que buscan falsos autónomos, que es justo lo que necesitan.

El mercado laboral es un estercolero

Esos «coladers», trabajadores autónomos por excelencia, son además clientes de la App de la empresa, porque trabajan para generar las comisiones que la empresa recauda. No hay que darle más vueltas, porque no hay más. Los trabajadores pagan por absolutamente todo.

Mercado libre

Eso sí, la empresa se desvincula de cualquier obligación o relación laboral con los «coladers», pero establece unas normas que hay que cumplir, todas. Tu única libertad es la de aceptar o no. Nadie te obliga a tener estas condiciones de mierda, porque ellos dicen que te ofrecen un «mercado libre«. Si pasas, ya lo hará otro más necesitado. Bendita y rentable burbuja de la miseria.

Puede usted echarle un ojo al resto de preguntas frecuentes en la web de los «lavadoros» para convencerse de que se hace la perfecta definición de lo que es un falso autónomo. Eso sí, con condiciones y las triquiñuelas de siempre adaptadas a sus necesidades para tenerlos bailando al ritmo de la empresa.

El mercado laboral es un estercolero

No verá usted a ninguno de esos emprendedores exprimidores de obreros a través de una App anunciando orgullosos los buenos sueldos y empleos estables que quieren crear, ni hablando de derechos laborales ni de ninguna de esas mierdas. Todo aparecen posando en las fotos a lo Steve Jobs de su barrio y pegándose pegotes sobre tecnología, innovación y cancamusas varias.

No es más que un modelo basado en el parasitismo más absoluto, el desprecio por los derechos laborales y la eliminación de todo «gasto» asociado a los trabajadores.

 
   

A estos neoexplotadores pijoteros hay que recordarles, a ser posible judicialmente, que «el Tribunal Supremo dejó bien claro que es irrelevante que el trabajador tenga ciertas libertades en el desempeño de su labor; lo que importa a la hora de establecer una relación laboral es a quién pertenece la herramienta digitalFuente

La cosa está muy mal por culpa de los jóvenes

Es raro el día que no aparece un titular mierder de «los jóvenes ya no quieren trabajar de esto o de lo otro», bien sea porque los empresaurios de la hostelería no encuentran camareros a los que pagar lo mínimo por jornadas sin límites o porque los díscolos chavales «no quieren sudar» en la obra o mojarse en la faena del mar por cuatro céntimos.

El mercado laboral es un estercolero
El mercado laboral es un estercolero
El mercado laboral es un estercolero

Así, la solución a este vertedero pasa por buscar carne aún más tierna y barata para meter en la picadora y seguir enriqueciendo a los mismos mezquinos de siempre.

El mercado laboral es un estercolero
Suscríbete por email para recibir las viñetas y los artículos completos y sin publicidad

Artículos relacionados

4 comentarios en «El mercado laboral es un estercolero»

  1. He pasado los últimos 34 años de mi vida laboral currando en la hostelería y mi padre (DEP) estuvo casi otros tantos. Durante este tiempo he podido ver como han cambiado algunas cosas y también cómo se han mantenido los viejos vicios como el de estirar las jornadas sin pagar horas extra con el argumento de que «es que esto es así». Pues si es así, es una mierda y todo aquel que esté por cambiarlo tendrá siempre mi apoyo.

    Responder
  2. Resulta curioso leer a simples curritos usando terminología de macroeconomía que ni entienden y encima no tienen ni dónde caerse muertos, ni ahorros y muy posiblemente ni un trabajo con un sueldo medio decente.
    Cada día hay más neoliberales pobres alienados que creen que van a pegar el pelotazo, aspirantes a explotadores con el bolsillo vacío.

    Responder
  3. A media mañana en una ciudad dormitorio al sur de Madrid abundan los paseantes de la tercera edad. Uno se cruza con parejas o grupos de jubilados y sin pretenderlo capta aquí y allá fragmentos de conversaciones. El tema más habitual (ahora que la pandemia parece pasar a segundo plano) versa sobre jubilaciones o prejubilaciones propias o ajenas, felices ellos por haber alcanzado, más pronto que tarde, ese estado de gracia.

    Cuando en un país la aspiración de muchos (¿miles?, ¿millones?, ¿la inmensa mayoría?) es poder aparcar la etapa laboral, algo no está bien. Precariedad ilimitada para jóvenes y no tan jóvenes; mayores que en muchos casos vivirán varias décadas más y ya firman la blanca con cargo al Estado. Una bomba de relojería.

    Responder
  4. Soy un pequeño empresario de la construcción. Que falta mano de obra es un hecho (albañiles, electricistas, fontaneros, montadores de pladur, aplicadores de yeso, carpinteros); en mi opinión y por mi experiencia, se están perdiendo los oficios manuales/artesanales (por falta de interés, lo desconozco); por cierto, bien pagados (de 1.800,00 € a 2.200,00 € netos y no encuentro). Hay que poner mas dinero en la FP y fomentar las prácticas. Lo que es un ESTERCOLERO ES LA EXCESIVA BUROCRACIA GUBERNAMENTAL.

    Responder

¿Algo que decir?

Antes de irte...

Suscríbete ¿Quieres recibir las viñetas en tu correo cuando se publiquen?
*Artículos completos sin publicidad.