Icono del sitio JRMora, humor gráfico

Mercenarios del agua

Mercenarios del agua
 


Mercenarios del agua

Un campo de golf de 18 «joyos» consume el agua equivalente al gasto total de un municipio de 20.000 habitantes.

Cada vez que me cuentan la historia de botellita en la cisterna, del protocolo que debo seguir al afeitarme o bañarme me acuerdo de los lagos con setecientos chorros con luces de colores de los campos de golf , de las regadas masivas al entorno de los green-verdes y me harto de reir.

Me podrán decir que el caudal que gastan estas instaciones deportivas PRIVADAS son aguas «aprovechadas» pero.. ¿De qué lluvias?

Me podrán decir incluso que pagan el agua de su bolsillo, pero es que es una parte muy importante de lo que venden , que la administración me explique para qué se gasta entonces el dinero en campañas de concienciación de ahorro de agua.

En Andalucía cuando la Junta tiene que «vender» la comunidad para lo turístico incluyen en los videos promocionales maravillosas imágenes de pueblos blancos y paisajes rurales, de costa y urbanos pero nunca faltan esas imágenes de vastas extensiones verdes con banderitas, hoyos y golfistas de etiqueta golpeando felices la bolita.

Si hay que cerrar algún grifo ¡que empiecen los de la bolita carajo.

No soy muy aficionado a la poesía ya que creo que casi todas son de amor, dramas y desgracias, pero esta de Francesc Puichcarbó viene que ni recitada para complementar el tema de hoy, el final no es muy de reir pero como es la una oda al golf y tiene ovejas, me gustó.

Gracias Francesc.

Pastarán las ovejas en los campos de golf.
En un tiempo no muy lejano,
pastaránlas ovejas en los campos de golf.
Será cuando talado ya el último bosque,
arrancada la última brizna de hierba,
edificada la última urbanización,
yermos los campos ávidos de agua,
de un agua que no llega, ni llegará
los pastores busquen donde alimentarlas,
siendo este pasto su último recurso.
Entonces, los depredadores asustados
los reyes del ladrillo descontrolado,
maestros de las recalificaciónes
esconderán su cabeza en los hoyos,
los hoyos que ellos construyeron
a diestro y siniestro, aquellos que
cínicamente, hablaban de regarlos
con agua no potable. Pastarán las ovejas
en los campos de golf, y dejarán de hacerlo cuando la hierba de estos campos ubérrimos, también se les acabe.
Entonces, solo nos quedará esperaratónitos, a morirnos de hambre.

 
   
Salir de la versión móvil