Icono del sitio JRMora, humor gráfico

Pues no #nolesvotes

 

Versión explícita, en crudo, de la viñeta de ayer en

Un grupo de personas promueve desde internet una campaña que titulan «No les votes«.  En esencia la acción  sugiere no votar a PSOE, PP y CiU, principalmente por su posición ante la ley Sinde. O sea, invita a votar a cualquier otra opción política. Lo que conocemos como «voto de castigo».

Enseguida aparecen los consabidos debates personalistas sin fin sobre esos que crean la campaña,  sobre la utilidad/inutilidad de estas iniciativas y las comparaciones, reproches, duelos tecnocráticos, idioteces digitales y toda la fanfarria blogocósica de la exageración 2.0 con su demagogia.

Nunca falta ese rifirrafe basado en jerarquizar los problemas y someterlos a puntuación de importancia. Y siempre hay algo más importante por lo que pelear que cualquier cosa por la que pelees y mientras esto sucede la casa si pelear.

Aunque personalmente no me posiciono a favor de este movimiento sólo por la Ley Sinde, creo que todo bicho viviente es libre de sacar su caña prefererida y usarla para pescar en el río que quiera y en internet nadie puede dirigir del todo a nadie, aunque a algunos se lo parezca.

Muchas personas aseguran no necesitar de «influyentes» para fluir y admiten que practican el voto de castigo contra el bipartidismo por norma,  pero los resultados de las votaciones siempre son otros. Siempre sale zurullo y cagarro o cagarro y zurullo.

No le voy a dar más vueltas, huyo de los que creen con fanatismo en una sóla cosa pero me dan más miedo los que se empeñan en no creer nunca en ninguna.

Ayer veía escuchaba a los representantes de los dos partidos mayoritarios hablar pastelear en el congreso, era un resumen de TVE,  se escupían corrupciones como único argumento. Es una escena cotidiana, lo normal, lo de siempre. Simplismo y mediocridad.

 
   

Los medios generalistas, los que saben que aún conservan algo de su potencia de adoctrinamiento,  tampoco se preocupan lo más mínimo en mostrarnos otra cosa de la jauría política más allá del intercambio de pedradas mutuas a base de corruptelas.

Porque siguen creyendo que necesitamos esos titulares que contienen los estúpidos nombres con los que se bautizan los casos de corrupción. Y es que la figura del político ya no tiene más mínimos para caer.

Por eso no le voy a dar ni una sóla vuelta más, no tengo nada que justificar, ya lo he hecho muchas veces, demasiadas. Tanto en texto, como dibujado de mil formas, en público, por teléfono y por carta.

Toda chispa es susceptible de ser llama, así que también le soplaré a esta, por si acaso. Y porque no moverse es siempre menos que nada.

Y qué quieren que les diga, porque en el fondo sigo siendo el mismo gilipollas idealista que vuelve a sentirse grande  cuando un movimiento espontáneo decide una acción común.
Cosas de la antropología.

Enlaces relacionados:

«No les votes»

No les votes (Plan de actuación)

Sobre el nacimiento del #nolesvotes… o el nolesvotes.com

 
   

Grupos por localidadesGrupo estatal

El voto en blanco y el «No les votes»

Un Motivo en un cartel (PDF, 3,6 Mb)

Wiki, colabora.

Tu voto es libre. Contesta a estas preguntas.

 

Salir de la versión móvil