El Mirador de Montepillar

Como ya conozco la batería de reacciones habituales cuando se tratan estos asuntos por muchas experiencias anteriores, va por adelantado que este texto no tiene como asunto principal el dinero, ni el ego. Aunque  ando corto de ambas cosas, el tema es la cortesía. Ya no sé si es mala