¡Obí! ¡Obá! cada día te quiero más

¡Obí! ¡Obá! cada día te quiero más

Hoy Obama se ha levantado muy temprano. Obama no necesita desayunar, se ha marchado volando camino de su trabajo pero antes ha desviado un par de cayucos hacia Manhattan y  ha tumbado a Chuck Norris de una colleja. Obama también ha dado con el paradero