La llamada del cuatrienio

Cada cuatro años toca. Suena el teléfono o llega un email con una amable invitación a una reunión para venderte la piel del oso antes de cazarlo. Si hay algo que me sigue tocando los cojones  es que quieran tomarme por idiota, otra vez.