La izquierda noqueada

Sí, narcotizada, en shock, alelada, ausente, con el tarro comido por la militancia fanática y ciega del voto idiota. Ese socialista en estado de sopor, en un limbo mental permanente, ese que dejó de ser social o nunca lo fue.  El zombie infectado de partido,