Viaje al centro del sensacionalismo

Para presentar el tontolar de hoy vamos a recurrir a una dramatización, recrearemos un momento televisivo muy familiar. Suena una música inquietante a la vez que estruendosa, con chanchanes de miedo y misterio. Una voz profunda  y grave (opcional  la locución de Nieves Herrero) dice: