Respirar

Me aventuro a asegurar que no hay persona que mantenga un blog personal de actualización diaria que no haya pensado en algún momento en cerrarlo,  abandonarlo, aparcarlo o en rebajar el ritmo de publicación. Al final no es muy diferente a como cuando anuncias que