La fe y el ruido

En la navidad del 2007 colocaron unos altavoces en mi calle para poner villancicos y animar a los paseantes a comprar en el comercio local, en aquella ocasión al ser  horario laboral con todo el bullicio de una calle peatonal tampoco molestaban tanto y aunque