Icono del sitio JRMora, humor gráfico

Unos cuernos como un castillo

 

Ayer, mientras buscaba los dibujos para el post de los radiakas, apareció este documento escalofriante de un Hoygan rural.

La historia sucedió hace casi 13 años y es tan simple como cachonda:

Este paisano usó un curioso medio de comunicación para hacerle saber a Antonio, que el cura del pueblo estaba «yaciendo carnalmente con su mujer«.

En las imágenes tienes la sentencia completa y aunque ésta obligaba a su publicación íntegra en la revista (que conservo)  de la localidad  omitiré los datos del grafitero-«hot» así como de Antonio y su moza por respeto a las personas implicadas en este «Expediente muy X«.

Salir de la versión móvil