Icono del sitio JRMora, humor gráfico

Viñetas en el bolsillo

 

Siempre me pasa algo parecido, empiezo haciendo algo y suelo terminar liado con otra cosa que por lo general no tiene puñetera relación.

Sucedió mientras miraba unas estadísticas, encontré que ya hay una cantidad más que decente que hace la visita rutinaria desde un dispositivo móvil, enseguida recordé algo que me ofrecieron a finales  de los 90 cuando, y que otros habían intentado, llevar las viñetas al teléfono. Por entonces todo se movía por SMS´s a precios de huevas de lumpus de lujo y los beneficios para los autores seguían siendo un mal chiste.

Así que sin pensarlo demasiado he empezado a hacer los bocetos (entiéndase garabatos sucios y desordenados) para una aplicación de viñetas para Blackberry, Iphon y Android.

La idea no es nueva, algunos ya lo están haciendo para el puñetero Ipad, ni fácil ni barata, pero enseguida he descubierto que es de las que me gustan. Por eso tan cabrón que sucede casi siempre, todo vale mucha pasta y es justo lo que nunca sobra. Otra de esas de las de escuchar «eso no va a funcionar» hasta hartarse.

Rebuscando en App Store, App World y Android Market no encontré ninguna aplicación con viñetas de humor gráfico y webcómic de dibujantes en español, no al menos como la aplicación que me gustaría poder usar.

Una aplicación donde se reúnan cada día las viñetas diarias (o casi) de aquellos que se lo curran con periodicidad cabezona y que la mayoría leemos sin falta. Confieso que pagaría un euro o dos por tenerlos juntos, actualizados y en el bolsillo.

Casi se puede decir que ya hay alguien que ofrece un precio más que razonable para empezar a desarrollar la aplicación para Iphone durante los próximos meses, y digo razonable pero es todo un chollo inesperado.

Los pocos dibujantes contactados de momento andan con cautela, lo entiendo, yo también la tendría.

Se pretende que el coste del desarrollo de la aplicación corra inicialmente  repartido entre  los dibujantes (seleccionados) que acaben mostrando sus viñetas en la App, con la intención de venderla en descarga  a un euro o poco más, repartiendo cualquier beneficio resultante. También existe la posibilidad de que alguna empresa, ya «medio palabreada», se plantee, financiar una parte, o toda, la inversión de la construcción de las aplicaciones a cambio de un poco de publicidad hábilmente colocada para que no se coma el espacio y la paciencia del usuario.

 
   

Hasta puede que sean viables las dos opciones juntas, incluso ninguna y se vaya todo al carajo por aburrimiento como es tradición. Pero como no hay prisa, y contarlo era lo único que quedaba gratis aquí está, es posible que alguien quiera intentarlo por su cuenta, sería una buena noticia, o ¿por qué no?…interesarse por participar. Quién sabe, quizá me animara a darle otro planteamiento y un empujón a esto.

Ya que todos los charlatanes digitales hablan contínuamente de «nuevos modelos de negocio» pero no parecen tener puñetera idea de cuales son, y son tan nuevos que llevan años viniendo sin llegar. Mientras van conferenciando es mejor ir probando.

Eso es todo, de momento.

Salir de la versión móvil