Icono del sitio JRMora, humor gráfico

ZPantoja

 

Que Chaves se vaya a Madrid a encabezar con toda su cabeza ese vice-tinglado de relaciones autonómicas me parece de entrada una buena idea, a ver si hay suerte y corre un poco el aire de una vez por aquí abajo.

Y como ya hay suficientes analistas de lo político  hablando de la foto-amigo de ZPantoja y ObamaChuli y como además todos los detalles banales y de colorín sobre la cumbre del G20 me importan un soberano  pimiento tiraré por otro lado.

Quiero detenerme en la bobería de ZPantoja ante la pregunta de una periodista sobre las noticias y/o rumores sobre los cambios en la confifuración de la ministrada.

Vino a decir que no iba a decir nada y «menos desde fuera de España» y que cada medio era libre de publicar los rumores que quisiera, que «ya se vería si aciertan o no»

Una respuesta más propia de una folklórica o de la mismísima Belén Esteban

¡Pues para eso mismo se le preguntó Sra. Zpantoja! para no tener que publicar noticias basadas en rumores.

Esa respuesta es indicativo de la gilipollez de la lideritis mundial, una reacción del tonto que se cree una super estrella que debe proteger su vida privada como si esta información perteneciera  a su parcela privada.

Y es que debería haber contestado sí o no a esa pregunta, es que debería contestar a cualquier persona que le preguntara sobre asuntos concernientes a los público, sea periodista o no. Porque no es una cupletera, aunque empiece a parecerlo, es un administrador de lo público.

Algunos estudiosos de los movimientos de ZPantoja dicen que se cabreó porque le habían levantado la sorpresa, pero cuando miraba su cara y sus gestos mientras decía esto me pareció verlo bailando coplas en la cumbre más alta del ridículo mundial.

 
   

Y también que el supuesto cambio de piezas usadas por viejas en el tres veces rectificado motor del gobierno es un indicativo de que no saben qué hacer para evitar una posible la fuga de votos que les pueda provocar la crisis.

Salir de la versión móvil