Mapa de transición

¿Quieres anunciarte en esta sección destacada?

Comprar espacio publicitario aqui (728x90)
 

Mapa de transición

 

Mapa de transición.

Viñeta del 10/05/2020 en CTXT

El 8 de mayo descubrimos eso que el Gobierno llamó «Mapa de transición a la nueva normalidad» con el rollo de las fases. Lejos de dar cierto alivio al ambiente, ya muy espeso, generó más y más desencuentros, rebotes y discusiones, algunas de ellas muy absurdas. Los hay que pensaron que esto era como pedir la candidatura para organizar los Juegos Olímpicos.

Eso sí, que el cabreo vaya recuperando su espacio natural me hace sentir más en la normalidad que cualquiera de los cien neopalabros que ha traído la pandemia.

El domingo 10 de mayo dimos nuestro primer paseo por el yermo, salidas autorizadas desde el pasado 2 de mayo. Fue el primero desde el inicio del estado de alarma más allá de viajes fugaces a por manduca o alguna gestión inevitable.

También fue la primera vez que usé una mascarilla durante más de quince minutos. No creo que pudiera acostumbrarme a ella para usos prolongados, pero en mi tierra hemos arrancado en fase cero y es mejor cerrar bien la boca.

Reinauguramos así la libertad de paseo en horario restringido usando la última hora de la noche para evitar cruzarnos con mucha gente. Lo primero que me llamó la atención fue lo límpio que estaba todo, no me crucé ni con una colilla. Tampoco había casi tráfico. Como mucho unos cuantos aperreados y rápidos repartidores de papeo a domicilio, que pasaban ocupando alegres con sus motillos el centro de las vías.

Muchos de los que pensaron que sería una suerte de reconquista del exterior no tardaron en descubrir que no era más que el reconocimiento de una delimitada y gris «zona cero». Compro la tranquilidad de la ausencia de coches y la limpieza, pero resulta difícil no contagiarse de cierta tristeza sintiendo que se trata de un paseo a ningún sitio y que la pandemia sigue por ahí, en cualquier parte, susurrando que puede marcarse un rebrote.

Cifras de vergüenza

Mapa de transición

Sin olvidar el número de fallecidos, que no cesa, una de cifras de mierda que está pidiendo a gritos una explicación y su solución inmediata, es la cantidad y progresión del número de profesionales sanitarios infectados.  (Fuente: EP). Otra no menos bochornosa es el desastre en las residencias.

 
   

Resulta preocupante y vergonzoso que la Asociación Madrileña de Enfermería haya tenido que montar una campaña para que las mascarillas que está «regalando» la Comunidad de Madrid se donen a los sanitarios.

Más al sur, el gerente del Hospital Universitario Virgen Macarena, Francisco Merino López, que está siendo investigado por el alto índice de contagios entre el personal sanitario, ha dimitido.

El Servicio Andaluz de Salud  había abierto una investigación interna contra el director del hospital tras las quejas de los facultativos y varias denuncias sindicales.

Espero que no tarden en conocerse más casos de dimisiones e investigaciones. También confío en que detrás de cada investigado vaya de la mano el último responsable político equivalente para dar explicaciones y rendir cuentas.

Suscríbete por email para recibir las viñetas y los artículos completos y sin publicidad

Artículos relacionados

Antes de irte...

Suscríbete ¿Quieres recibir las viñetas en tu correo cuando se publiquen?
*Artículos completos sin publicidad.