Icono del sitio JRMora, humor gráfico

Prohibido tocar

 

Traducción Alemán por Mariposa:

In diesem Land ist es nie gestattet,die Tiefe der heiklen Angelegenheiten zu ergründen.’

Traducción catalán por Oriol:

En aquest país mai es permet arribar al fons dels assumptes peluts.

Las guerras persiguen eternamente a las personas que las hacen y, nos guste a o no, a los que las deben recordar que se encuentran siempre con el subliminal pero impositivo cartel de «prohibido tocar».

La Fiscalía quiere dar por terminadas las acciones encaminadas a abrir una causa al régimen franquista y sus secuaces, iniciadas por el juez Baltasar Garzón.

Si hace unos días algunos se sorprendían por la noticia de que solicitaba el certificado de fallecimento de Paquito, el general de la grande y libre que firmaba sentencias de muerte entre siesta y siesta, a mi me pareció simplemente un argumento para el chiste fácil al tiempo que recordaba aquel anuncio de 2005  que insertó la justicia estadounidense en la prensa citando a Osama Bin Laden a  juicio por el atentado del 11S.

Viñeta de 08/01/2005

 
   

Así de «dinosauria» es la maquinaria judicial y sus rollos para ponerla en marcha. Es como cuando te presentas en el banco y te exigen una fe de vida para demostrar que el que vive delante de las narices del que te la pide eres tú mismo, en persona.

Pero pasadas las chuflas y agotados los chistes fáciles, los más derechuscos vuelven a hinchar la vena Patiño cuando ven que se quiere juzgar algo que para muchos rancios de la gomina se considera «selección natural de la guerra con masacre política  justa y necesaria».

Se vuelve a escuchar lo del pacto aquel, que parece intocable. Aquel gesto tan católico de perdonar y hacer como se que se perdona de vencedores y vencidos intentando cubrir verdades y vergüenzas.

Cubriendo todo con un velo que no era lo suficientemente opaco para construir aquella democracia escenificada.

Todo esto pasaba mientras en la calle la gente se debatía entre impulsos de venganza de barrio y llamadas a la devolución de las hojas arrancadas a los libros de historia.

Los de las camisas azules ahora vuelven a poner bien tiesos sus Paracuellos para demostrar que una mancha de fusilamiento con otra se quita.

El fiscal ahora cree que aquellas masacres del franquismo fueron delitos comunes y que han prescrito.

Claro, Caín mató a Abel,  pero fue en defensa propia y además sucedió hace tanto tiempo…

Relacionado. Otras viñetas de otros colores.

Salir de la versión móvil