Aquellos maravillosos geeks

 
 

tecnología

Cuando era niño los gadgets se llamaban cacharros. Cuando sonaba el teléfono en casa podías dejarlo sonar sin que te entraran prisas taquicárdicas por descolgarlo, además no sabías nunca quién te llamaba ni falta que hacía.

Cuando descolgabas no hablabas a voces para que enteraran todos a tu alrededor. Hasta que salieron los contestadores esos de cassette te importaba un rábano quién llamara. Cuando no estabas pues no estabas, además el que llamaba nunca te pedía explicaciones por no haber estado junto al teléfono cuando llamó.

Hasta que salieron los walkman si te paseabas con el loro por la calle o eras un calorro chusmón o estabas de mudanzas.

Unos pocos empezaron a pasear el radiocassette del coche bajo del brazo para que no se lo levantaran y para que todos supieran que tenía coche (o sólo loro). Poco a poco fueron poniéndole hasta funditas al pioneer de mercadillo (posiblemente mangao)

Si bajabas al buzón y estaba petado de publi la tirabas a la papelera, que no era de reciclaje, o la metías en el buzón de al lado (que guapo sería poder echarle el spam al correo del vecino antipático).

Y si alguien te había escrito no volvías a casa corriendo estresado para contestar como si te fuera la vida en ello.

El GPS era un guardia urbano con bigote o un paisano tan servicial como pesado.

Las redes sociales eran siempre presenciales y tenían de por medio un juego de mesa, unas Mirindas y unos bocatas o un partidillo en la plaza. Las kedadas eran cada tarde y el «Merenguer» tenía, como mucho, la cobertura que daban los balcones.

El blog era un librito con una cuerdecita o lazo de floridas portadas que sólo gastaban las niñas y algunos «raritos«.

Si alguien escribía en él cosas como : D , XD, lol ó : P lo llevaban al médico de la cabeza.

Fue un tiempo en el que me fabricaba mis propios juguetes…


Suscríbete por email para recibir las viñetas y los artículos completos y sin publicidad

Repositorio de documentales sobre dibujantes de cómic y humor gráfico.

Tontolares. Los titulares más gilipollas de la prensa. Envía los tuyos

Artículos relacionados

15 comentarios en «Aquellos maravillosos geeks»

  1. esta bien que exita la tecnologia pero a que grado la usamos deberiamos ser mas concientes, ya olvidamos las relaciones sociales. hay que saber mantener un equilibrio. pero esta bien
    saludos
    bye

Los comentarios están cerrados.