¿Defender la alegría?

Visitas: 6
 
 

160708-andamio.jpg

La especulación no es un delito aunque todas las noticias asociadas al término así nos lo hayan  hecho creer, puedes comprar o mil casas y venderlas o alquilarlas al precio que te de la gana.

Así que Martinsa Famesa se haya pegado el trompazo tampoco es algo que debería sorprender a nadie, han seguido exprimiendo su negocio hasta entramparse hasta las cejas, la empresa sabía que esto sucedería pero claro, no lo iban a pregonar.

Que algunas inmobiliarias caigan en la bolsa y suspendan pagos no es motivo de alegría, pero es inevitable escuchar que se van a la quiebra y enseguida mostrarles una media sonrisa pícara por lo que nos ha tocado y nos seguirá tocando sufrir. Pero esto no va a restar  sufridores a la lista.

Muchos más van a sufrir, por partida doble, ya que mogollón de curritos del palustre tendrán que seguir capeando con las dentelladas del euribor además de verse sin empleo y muchos otros de su entorno serán arrastrados con ellos por la tormenta.

Y una vez más los beneficiados de la polvareda serán los bancos que se apalancarán millones de metros cuadrados de suelo y los pondrán en salmuera esperando que remita el mal tiempo.

Los bancos que son los que tienen la pasta, tomarán el relevo de la especulación  mientras que los de la cúpula del negocio inmobiliario irán acomodándose en otros mercados (algunos lo hicieron ya) donde seguirán traficando con algún otro bien necesario y al que tengamos derecho, esté o no contemplado en la constitución.

Seguirán intentando colocarnos triunfalismos y se seguirá insistiendo en que no hay que hacer caso a mensajes victimistas, pero esto para los que siempre estamos en crisis no son más que pamplinas y frases hechas, la bolsa es una ambiguedad, un algo  para los que siempre tienen pasta por mucho que nos digan que han perdido.

Montaré una alegre y pequeña fiesta de no más de 10 minutos cuando los pinguinos del ladrillo y el  puro  acaben con 600 laureles para terminar el mes y pagar sus letras, pero no sucederá, será una «simple» suspensión de pagos y sus cuentas personales  no llegarán nunca a mostrar números pintados  de colorao.

No me alegro, no. Ya quisiera

Juan Ramón Mora. Dibujante descendiente del fanzineo. Ilustración satírica y humor gráfico para medios de todo pelaje. Las opiniones no se negocian.

Suscríbete por email para recibir las viñetas y los artículos completos y sin publicidad

Repositorio de documentales sobre dibujantes de cómic y humor gráfico.

Tontolares. Los titulares más gilipollas de la prensa. Envía los tuyos

Artículos relacionados

3 comentarios en «¿Defender la alegría?»

  1. Yo no me alegro y eso que todavía no tengo vivienda propia pagada. Creo que emigraré porque la vivienda española es y seguirá siendo un timo.

    Ayer cuando salía de la oficina como otros curritos vi un anuncio en el poste del semaforo que ponía : Piso céntrico urge venta 600 000 euros.

    Alucinante.

    Pero más me sorprende leyendo las noticias como es posible que Martinsa se haya endeudado de esa manera, creo que son unos 5200 millones de deuda..
    Cómo se puede una compañia endeudar de esa manera pese a hacerse de oro con la especulación ?

Los comentarios están cerrados.