Kyle Rittenhouse, un adolescente de su tiempo

¿Quieres anunciarte en esta sección destacada?

Comprar espacio publicitario aqui (728x90)
 

Kyle Rittenhouse, un adolescente de su tiempo

Kyle Rittenhouse, un adolescente que duerme con la gorra pasea buscando su cerebro que jamás tuvo.

Viñeta del 29/08/2020 en CTXT

«Como es necesaria una milicia bien ordenada para la seguridad de un Estado Libre, no se violará el derecho del pueblo a poseer y portar armas»

Con esta frase tan escueta y flexible, añadida como enmienda a su Constitución en 1791, los estadounidenses pueden pasearse por la calle con una cacharra potente de matar gente.

La cosa, escrita para territorios donde el Estado aún no se había implantado y la seguridad la proporcionaban ejércitos privados o grupos de autodefensa  y en tiempos de cuando para pegar un tiro había que montar un pifostio en el que había invertir un montón de minutos, sigue siendo a día de hoy la excusa para llevar, modificar y terminar usando armas que permiten decerrajar más de 700 disparos por minuto.

Los argumentos de los que defienden el derecho a portar armas ya los conocen.

Entre otras cosas, argumentan que un pueblo armado, además de ejercer con más contundencia y eficacia la legítima defensa.

Se supone que puede disuadir al estado de ejercer la tiranía contra el pueblo. Incluso aseguran que las armas reducen las tasas de criminalidad y que lo que mata es el malo y no el arma, ya saben. La cultura del «buen» matar sin más debate tan arraigada por allí.

Kyle Rittenhouse, un adolescente de su tiempo

Este pensamiento primitivo y circular hace que cualquier desequilibrado pueda hacer una interpretación creativa y caprichosa de la ley, liarse a tiros preventívamente en medio de cualquier sitio o por un simple arranque de volaera y matar a más gente en menos tiempo.

Y también que haya otros, aún más descerebrados, que llamen héroe al matarife mientras la policía, cada vez más militarizada, se columpia a placer en sus intervenciones y se sigue cargando gente a la mínima de cambio.

 
   

Basándonos en este bucle de lógica armamentística consagrada por la segunda enmienda deberían probar a ampliar el tipo de armas a las que puede acceder un ciudadano común (simplemente comprándolas en un supermercado) y añadir a la lista bazucas, lanzallamas, tanques, misiles y alguna bomba atómica pequeña o mediana.

El estado también podría bombardear a su población, de hecho ya lo ha hecho alguna vez.

EEUU cumple con una importante función, advertirnos sobre todo aquello que no hay que emular.

Kyle Rittenhouse, un adolescente de su tiempo

Viñeta de 2018

Suscríbete por email para recibir las viñetas y los artículos completos y sin publicidad

Artículos relacionados

Antes de irte...

Suscríbete ¿Quieres recibir las viñetas en tu correo cuando se publiquen?
*Artículos completos sin publicidad.