La maldición de Elise

¿Quieres anunciarte en esta sección destacada?

Comprar espacio publicitario aqui (728x90)
 

La maldición de Elise

 

La maldición de Elise

Elise me persigue, me mira fijamente.

No hay ciudad que visite donde no encuentre su foto.

Esta noche he vuelto a encontrar a Elise pegada en los escaparates  de una asociación de vecinos en una céntrica calle de Cádiz. (1) – (2)

Imprimieron y  pegaron el correo tal y como se ve aquí, con todas las direcciones a la vista, como manda la ley de protección de datos. (ver foto ampliada)

Elise ha sido secuestrada ya en mil ciudades de cien países,  en fechas y circunstancias diferentes, ha sido vista dentro de coches de todos los modelos, marcas y colores conocidos.

La niña tiene muy mala suerte, es asomar la nariz a la puerta y aparecer alguien que la secuestra.

Este fenómeno es posible gracias a la legión de nuevos catetos que reenvían la historia contada de mil formas.  Total, un clic es gratis.

El correo anuncia que fue secuestrada ayer, así que sirve para cualquier ayer, para siempre. Elise no va a envejecer gracias a los correos masivos del «por si acaso»

La maldición de Elise ya no se puede romper, aunque  tapes su cara, aunque arranques todos los carteles que me encuentres y los rompas, aunque se lo expliques a los reenviadores compulsivos, mayoritariamente usuarios de correos de las cavernas de Microsoft, no servirá de nada.

 
   

Aunque expliques amablemente al que pega su foto en la calle que la niña ya apareció, o en muchos otros casos que ni siquiera se perdió, es inútil.

Elise está condenada de por vida a tener una foto de su infancia circulando de esquina en esquina, de ordenador en ordenador,  toda la vida.

La brigada de criminólogos de corrala no duerme.

La maldición de Elise es  la «bondad» del tonto, loros con ordenador que repiten cualquier culebrón,  que no se cuestionan nada,  yonquis del «pásalo».  Personas que creen que escepticismo es una marca de detergente, gente que sólo usa un buscador para encontrar gifs animados de hadas.

La maldición de ElisePróxima entrega: La venganza de Elise.

Suscríbete por email para recibir las viñetas y los artículos completos y sin publicidad

Artículos relacionados

7 comentarios en «La maldición de Elise»

  1. Hay tablones de anuncios donde si rebuscas entre ellos te puedes encontrar desde una esquela de hace veinte años , a un busco distribuidor de pedramol, o un vendo ochocientos cincuenta en garantia. :)

  2. Genial, me acaba de llegar la dichosa cadena. Envié un enlace a tu artículo, a ver si se dan por enterados…

  3. Es lo mismo que con la crisis.
    La gente sigue hablando que estamos en Crisis.
    Pero por tal Parlamento Europeo dicen que ya no hay crisis.

    XDDDDDDDDDDD

  4. gracias por escribirlo tan bien. guardaré este post para enviarlo en sustitución de los muchos que he respondido sin resultados cuando recibo correos por el estilo.

  5. Siempre los ha habido… Me ha gustado lo de yonkis del pásalo y cómo lo cuentas. Por cierto, cuando me llega algo parecido siempre sanciono al amigo, conocido o colega directamente por correo y personalmente si puedo… Resultado nulo y rapapolvos porque soy un «insensible», es sólo un reenvío y que «cómo te pones» o si yo «qué sé que si eso es así»… Lo hacen por si. Eres grande Mora y celebro que lainformacion.com te haya fichado.

  6. El nivel de inteligencia que demuestra el tipo colgando un cartel así, con todos los contactos al aire, es realmente preocupante….

    Saludetesss…..

Los comentarios están cerrados.

Antes de irte...

Suscríbete ¿Quieres recibir las viñetas en tu correo cuando se publiquen?
*Artículos completos sin publicidad.