Las edades del inútil

¿Quieres anunciarte en esta sección destacada?

Comprar espacio publicitario aqui (728x90)
 

Las edades del inútil

 

Admito  que hoy me apetecía mi chute aperiódico de crítica sin cortar. Como las entrevistas de trabajo generan anécdotas y opiniones de todo tipo se ha juntado el hambre con las ganas de comer.

El autor del texto que aparece en rojo es de un publicista, llegué a su blog hace poco por el asunto de la viñeta diaria y acabé leyendo algunas entradas entre las que se encuentra esta.

Antes de continuar debe leer esta breve reflexión que se puede (y se debe) leer  aquí y que invita al debate al cual te animo también,  se trata de la opinión de alguien que ha haber encontrado un trabajo en una  multinacional y parece haberse convertido de repente en empresario, estas son algunas de sus conclusiones tras participar en la organización de una selección de personal:

«Yo siempre me he considerado un tipo muy trabajador y bastante comprometido con todas las empresas donde he trabajado. Parece obvio, pero realmente no lo es. Y para darse cuenta solo hay que hacer unas cuantas entrevistas a los candidatos que nos dejan sus curriculums. Se hace difícil encontrar a gente que realmente tenga ganas, ilusión e interés por desarrollar un puesto de trabajo. La mayor parte de la juventud parece haber entrado en un estado de apatía y «todomedaigual» sin fin. Debe ser que son inmunes a la crisis…»

Las edades del inútil

Estas cosas en internet molan, porque son gratis y fáciles, tirar de un generalismos y extenderlos a cualquier colectivo cargando un poco las tintas. Azuzar con la crisis también es una buena excusa para apretar tuercas más allá de su rosca, cosa que por otra parte practican las empresas haya crisis o no. Ya tenemos 2.600.000 parados que pueden darse por aludidos.

Según esta forma de pensar tiene la misma validez aventurarse a decir que la mayor parte de las empresas pagan una caca a sus empleados por trabajar siempre más allá de lo que se acuerda.

Es probable que la empresa  le haya contagiado de cierta dosis de mala leche empresarial y ahora la confunde con entusiamo y celo.

 
   

Así las cosas, resulta llamativo que su texto se titule «Formar un equipo» cuando ya de entrada  presupone apatía a las personas de su edad, más aún cuando no dejamos de escuchar que la juventud de hoy es la más preparada, pero bueno, habrá que disculpar su euforia triunfalista agrabada por el estreno de una nueva corbata que quizás le apriete un poco como él mismo admite en su breve y apresurado texto.

Antes de tener «el equipo» de vendedores ya se arriesga a sentenciar una predicción al estilo Risto Mejide sobre lo que va a suceder con muchos de los seleccionados:

Según la estimación de contratación necesitamos unas 150 personas para poner en marcha la tienda. Y las encontraremos, aunque muchas de ellas no pasaran del primer contrato de tres meses. No es que yo sea un cabrón, sino que muchos abandonaran en el camino, y otros no serán válidos (por actitud, desgana…o simplemente inutilidad).

A medida que leo este texto cada vez lo noto más alienado por la multinacional, seguro estresado por la presión y la responsabilidad  ya empieza a dejar de ver personas para ver una masa útil o inútil, sin matices.

No cita ni un sólo ejemplo o caso práctico, le da al todo una forma deshumanizada para pincharle una etiqueta gratuita.

Pero al fin y al cabo no es nada nuevo, es la postura habitual de algunas (¿?) empresas, sin embargo el recién incorporado a la compañía va mucho más allá y adapta el criterio de selección que  ha marcado la empresa a cualquier otra entrevista de trabajo a la que tengas que enfrentarte y da estos consejos:

Me gustaría aprovechar para hacer un llamamiento a la gente que esté echando curriculums en busca de trabajo:

1º. Si vas a solicitar un trabajo en una empresa de una temática concreta…es imprescindible o impepinable que incluyas en el curriculum tu relación con esa temática. A fin de cuentas,
orientar el curriculum al puesto y empresa en cuestión.

2º. Me gustaría pediros a todos los que podais leer este post, que antes de solicitar un trabajo deberiais informaros un poco. Por ejemplo, si tienes 45 años, no solicites un puesto en una empresa donde el perfil que buscan es joven, estudiante y tiempo parcial.
No tiene sentido. Pierdes el tiempo y se lo haces perder a la empresa y sus trabajadores.
Por el bien de todos, NO.

Su primer punto tiene lógica aunque sea inevitable que los currantes que no dispongan de cartuchos temáticos para añadir a su historia laboral «prueben suerte» de forma mecánica esperando quizás que al ser «jóvenes» haya algo de formación previa o posibilidades de entrar en la siempre ambigua espiral de la promoción.

 
   

Pero es en el segundo punto donde da un consejo un tanto ridículo, quizás sería más claro advertir en la entrada con uncartel que diga:

Abstenerse idiotas viejunos.

Algunos cuando empiezan a currar llegan a creer que su empresa le arropará hasta que alcancen el éxito personal, profesional y económico y que les acompañarán y apoyarán hasta el momento de su jubilación, asegurándoles en todo momento su empleo,  hasta me aventuro a sospechar que creen que no envejecerán nunca.

Aquí hay mucha tela que cortar, mayores de 40 que no sepan leer, no hagan perder el tiempo a la empresa y a  sus trabajadores, queda claro que buscan jóvenes con poco más de 20 años, estudiantes y a tiempo parcial.

Los viejos de 45 años, ya analfabetos por la edad  o que no entiendan el perfil que se solicita que ni se acerquen a esta entrevista de trabajo… sinceramente no entiendo a qué obedece este tipo de acotaciones a la edad, pero me parece poco profesional considerar inútil a alguien ( en su acepción no peyorativa de «no útil» ) de entrada , lo relacione o no con su edad.

Mi consejos son otros, sí tienes cuarenta y X años preséntate a toda aquella entrevista de trabajo para la que te consideres un candidato apto y hazles perder todo el tiempo que puedas preguntando por los argumentos lógicos para excluirte por defecto de la selección hasta conseguir una respuesta humana.

A tí que eres joven, no preguntes mucho por las condiciones porque una vez superado el proceso de selección seguramente no se verán reflejadas en el contrato de forma precisa y lo normal es que serán las que decida la empresa cada día, cada hora, en cada momento según sus necesidades.

Tampoco preguntes por el sueldo es de mal gusto, esto es una de las mayores hipocresías, lo que necesitas es un traje nuevo y una corbata que impacte y sobre todo predisposición a aceptar sin reservas el juego de la criba mostrando adoración constante por la empresa.

Pero no olvides que tu juventud no será un atenuante, te exigirán que inviertas el mismo o más esfuerzo, los conocimientos y experiencia de aquel de 40 o 45 al que le negaron jugar.

Todo esto rezuma un mensaje tan simplista como duro y  no descubre nada nuevo y no es que yo sea un cabrón pero nunca trabajaría cerca de alguien que crea estar en esferas superiores tras recibir un carguito y que hable de personas como si se trataran de ganado de empresa, y no es nada personal.

Considero el trabajo como un intercambio justo y necesario de tiempo para desarrollar una tarea a cambio de dinero, existe una verborrea empresarial que en realidad es la trampa más antigua del mundo, se exije mucho y no se permite pedir, sugerir o cuestionar nada, nada se negocia. No sea que la empresa se ofenda.

La antesala al empleo de las entrevistas de selección de personal es la primera trampa para ambas partes, candidatos de todas las clases y colores acudirán sin pensárselo a esas entrevistas a sabiendas que su perfil está cojo o ni se ajusta a lo que se reclama. Hay que currar.

Por otro lado si las empresas quisieran localizar profesionales cualificados hay cientos de vías y fuentes donde acudir a encontrarlos y reclamarlos, no es necesario reunir a 3000 personas para contratar 150, pero claro entonces el juego cambiaría, la actitud «salvavidas» del que «da» un trabajo pasaría a ser una negociación profesional directa, lógica y justa y no una subasta de trabajadores «al peso» pero mucho me temo que la mayoría de empresas no aceptarían las reglas de ese juego.

Todos tenemos una entrevista de trabajo en nuestra memoria que quisieramos borrar para siempre.

Asumo que puedo haber sido algo crudo opinando, puede que irreverente, pero  no conozco personalmente al emisor de esa reflexión más allá de un chateo bastante divertido, tampoco se qué empresa es la que selecciona personal . Estoy seguro que no hay malintención en sus palabras, puede incluso que tampoco en las mías.

Pero leído en frío resulta grueso de digerir.

Dispense la licencia, todo lo que aquí está escrito no tiene más importancia ni trascendencia que la que usted quiera usted darle.

Un enlace relacionado para no perder la costumbre.

Suscríbete por email para recibir las viñetas y los artículos completos y sin publicidad

Artículos relacionados

4 comentarios en «Las edades del inútil»

  1. Jeje, que lucimiento ha tenido el del texto. Esto me recuerda a cuando haces un examen muy jodido y esta todo el mundo mordiendose las uñas, y aprueban unos cuantos na mas, y uno de ellos, que hasta entonces habia sido un puto cagueta decepcionante, de repete, esboza la sonrisa, y va maskeando a los demas, ¡¡va , si no era tan dificil!! solo hay que esforzarse echarle ganas y etc..
    Del texto de nuestro amigo me parecen todo putas fanfarronadas. La juventud deberia andar alegre, ¿cuando vas de entrevista en entrevista rebotando como bolas de pinball, exigiendote ciento y la madre de conocimientos que ni si quiera tienen nada que ver con el puesto de trabajo, y encima pagando una mierda? ¿Dan acaso la oportunidad a alguien de demostrar lo que vale, si no lo ha evaluado, pesado y medido en todos los sentidos a ver si es MR Job-man? En fin, da gusto hablar cuando estas a salvo jaja. Saludos

  2. Ya te tengo. Era una asignatura pendiente de casi 2 años, pero entre la cabeza que tengo y el poco tiempo… Pero bueno, más vale tarde que nunca.

    https://web.archive.org/web/20100923103657/http://gentedeputamadremasiva.blogspot.com/

    Y sobre lo de los curri-culos, que me vas a explica, tengo un pequeño restaurante y voy a abrir otro, si supieras los que me han traído y no solo eso, en que estado, te darías contra la pared. También han venido a pedirme trabajo de todos los países y, tristemente, de otros sectores donde haber estudiado una carrera o llevar media vida trabajando no les ha servido de nada.
    Eso si, lo primero que te preguntas es cuanto van a cobrar, a lo que yo les respondo ¿Qué sabes hacer…?

    Lo dicho, un abrazo.

  3. @Borha: Saludos, por el correo que llegó al tiempo que tu comentario entiendo que me encontraste en bitacoras.com, gracias por dejarte ver con un comentario.
    Saludos y suerte!

Los comentarios están cerrados.

Antes de irte...

Suscríbete ¿Quieres recibir las viñetas en tu correo cuando se publiquen?
*Artículos completos sin publicidad.