Las mismas mierdas

¿Quieres anunciarte en esta sección destacada?

Comprar espacio publicitario aqui (728x90)
 

261007-venganza.jpg

 

Hoy he pasado todo el día en la calle debido a un viaje corto por trabajo, he hablado de forma casual con varias personas.

Empezaron a hablando de política y acabaron hablando de sus problemas personales.

Un taxista que escuchaba la radio defendía a Rajoy por su reflexión sobre el cambio climático pero acababa culpando al PSOE de Chaves de haberle hecho pagar 29.000 euros de no se qué impuesto por una gestión con su vivienda. Según este taxista este impuesto sólo se aplica en Andalucía.

Más tarde una señora mayor no se explicaba cómo el alcalde Málaga había conseguido mayoría absoluta ni el motivo por el que la gente le seguía votando.

Acabó reporchando a De la Torre la idea de convertir el antiguo  edificio de la tabacalera en un museo inútil en lugar de hacer una residencia geriátrica pública, finalmente confiesa que con lo que le ha quedado de pensión no podrá costearse un lugar digno en su ciudad dónde pasar el resto de sus días.

Ni la ley de la memoria histórica, ni la asignatura de educación para la ciudadanía, ni el cambio climático…nos preocupa lo nuestro y los nuestros.

Al fondo un cartel grande con la cara de Javier Arenas junto a la palabra CAMBIO.

Ese cartel me hace recordar aquel «Por el cambio» que aparecía en la campaña del PSOE y que llevó al gobierno a Felipe González el 28 de octubre de 1982 que fue la misma persona que acabó pronunciando en 1999 esta frase ante miles de personas en la plaza de toros de Cáceres:

«Es igual Anguita que Aznar, es la misma mierda»

 
   

Pues eso, que tenía razón, queda demostrado que la misma mierda no se seca ni en 25 años…

Suscríbete por email para recibir las viñetas y los artículos completos y sin publicidad

Artículos relacionados

1 comentario en «Las mismas mierdas»

  1. Pobre señora, da igual las residencias que hagan, no están al alcance de sus pensiones miserables, no tienen derecho ni a una ambulancia de la residencia a su casa, se la tienen que pagar ellos, o coger la silla de ruedas, ponerse en la carretera y que algún camión, lo envista y lo transporte.

    El Sr.Caldera está enviando cartas certificadas para que esos mismos mayores que están impedidos (que les queda dos supiros de vida) vayan a balnearios.

    Qué derrochador nos ha salido este Sr. Un certificado, el sobre y folios impresos junto con la persona que invierte horas para tal menester, vale una pasta, (para ir todo a la basura), sería de más cerebro invertir ese dinero, en éstas personas, sin medios para subsistir, o para pagar la ambulancia de la residencia a su casa para morir dignamente.

Los comentarios están cerrados.

Antes de irte...

Suscríbete ¿Quieres recibir las viñetas en tu correo cuando se publiquen?
*Artículos completos sin publicidad.