El mamotreto

¿Quieres anunciarte en esta sección destacada?

Comprar espacio publicitario aqui (728x90)
 

El mamotreto

 

El mamotreto

La viñeta del 25/06/2017 en CTXT

Auditorios, palacios de congresos, museos, centros de interpretación, dependencias varias, no hay localidad que no tenga su mamotreto de obra pública muerta a los que se suman aeropuertos, estaciones, túneles y todo un catálogo de mamotretos erigidos con dinero público fallidos y/o inservibles.

Suscríbete por email para recibir las viñetas y los artículos completos y sin publicidad

Artículos relacionados

1 comentario en «El mamotreto»

  1. Hoy me ha llamado mi amigo Amperio, le hemos puesto así, por que es un tipo peculiar, de los de antes, azufreveri, dice que previene la caída del cabello y que desprende un olor a formalidad, del cual debe de hacer uso también en la ropa, varondandy ‘aftersafe’, creo que estos dos olores se atrofian hasta las papilas
    gustativas, cada vez que me llama dejo de comer al menos 48 horas, que me las paso peor que esos que miran para la Meca. Su llamada no ha sido de disgusto, pues, hasta que cobre el día diez mi paga de 300 euros, y me invite a un par de cervezas, eso si no para de hablar, hoy he tomado una decision drástica, me he provisto de algodones en las orejas, y he cogido una trompa a media mañana de juzgado de lo penal.
    -Y QUÉ DICES QUE TE PASA?
    -no chilles, que te oigo igual, habla bajito.
    -así.
    ..y asentía con la cabeza, asentí tanto que me agarré un mareo de la hostia, a todo le decía que sí. No se para que me llamó despues de todo nunca le resuelvo sus amoríos. Me fuí cogiendo al vuelo un taxi, en plena arrancada, me lance al asiento de atras quedando mi cabeza entre las piernas de una señora que llevaba un bolso en ellas, provocandome un castañazo que abrió brecha en mi cabeza, no dejaba de sangrar, el taxista freno en seco, abrió la puerta por donde entré y chillaba, tiró tanto de mis piernas que me quede desnudo, no uso
    calzoncillos, la señora tiraba de mi cabeza hacía ella, estaba aplacado chillaban los dos, creo que llegaron a i sultarse, no se me sentía como una presa, nos rodeo la muchedumbre se reían, la señora decía que no bajaba y el taxista fue por su lado y le arrancó una especie de extensiones, que tiró hacia el público. Todo lo resolvieron las fuerzas del orden que llegaron y disolvieron a los asistentes al acto, tengo mucho que agradecerles, me dieron una manta y me metieron en el calabozo a carcajadas, cuando me ?í cuenta la señora se había ido a poner denuncia contra el taxista.
    Amperio no sabe lo ocurrido, me sinceraré con él la próxima vez, fue culpa de los algodones para no oirlo. Mi única forma de venganza es el titular.

Los comentarios están cerrados.

Antes de irte...

Suscríbete ¿Quieres recibir las viñetas en tu correo cuando se publiquen?
*Artículos completos sin publicidad.