Odio

¿Quieres anunciarte en esta sección destacada?

Comprar espacio publicitario aqui (728x90)
 

Odio

Odio

Viñeta del 22/06/2021 en CTXT

La semana pasada se lapidó a una persona después de que un vídeo donde aparecía se hiciera «viral». Leer esto ya es rutina. Algo normal asociado a internet, pero no lo es o no debería. Es una anomalía cruel, cíclica y vergonzosa en la que nos vemos envueltos de una manera u otra, incluso sin pretenderlo, como meros espectadores.

Se vapuleó a estas personas usando el estilo más cerdo, bajuno, xenófobo, machista y despreciable. Marca de la casa de Vox y todas esas otras derechas inmundas.

Odio

Así lo constataron Cristina Seguí, Hermann Tertsch o Macarena Olona a los que se arrimaron no pocos desgraciados por carambola. Ya poco importaba la magnitud de la respuesta en contra de esta actitud mezquina, el fuego estaba encendido y el rédito de odio conseguido.

Ayer, Abascal organizó otra de sus cantinfladas patrioteras en Sevilla amenizada con el Que Viva España de Manolo Escobar. Una escala de aperitivo antes de su intento de recalar en Ceuta para repetir la misma pantonima.

Suelen ser actuaciones cortas porque el personaje no tiene ni vocabulario ni ideas más allá de su lista limitada de odios concretos. Allí volvió a hablar de «la invasión» y a echar pestes de «los medios» exprimiendo el estilo trumpista que sigue funcionando entre su piara de adoradores, pero ni así le faltaron los micros.

Estos despojos son incapaces de soltar toda su bazofia más cruda delante de una cámara porque hemos dejado que un tuit sea algo «diferente» y perteneciente a otra dimensión donde se incluye lo peor como tolerable y para algunos hasta plausible.

Quizá lo único positivo entre tanta tormenta de mierda, y posiblemente lo único menos malo para las personas damnificadas, es que los apaleamientos digitales «modernos» tienen la vida muy corta. Al menos la visible.  Los apaleados se quedan con los golpes y los tienen que superar como pueden, que suele pasar por aislarse para que no se escupa más sobre su vida personal, lo que no deja de ser un doble castigo.
Relacionado:

 
   

Un abrazo y a tu puta casa
La foto icónica del abrazo es una mentira inmensa. El protagonista, senegalés, recibe su abrazo, su foto, y es inmediatamente devuelto a Marruecos.

Suscríbete por email para recibir las viñetas y los artículos completos y sin publicidad

Artículos relacionados

1 comentario en «Odio»

Los comentarios están cerrados.

Antes de irte...

Suscríbete ¿Quieres recibir las viñetas en tu correo cuando se publiquen?
*Artículos completos sin publicidad.