Matthew Pritchett, Matt

 
 
Matthew Pritchett, Matt
Matt en la redacción de The Telegraph / Instagram

Matthew Pritchett, que firma como Matt, nació el 14 de julio de 1964. Estudió diseño e ilustración durante cuatro años en la St Martin’s School of Art de Londres, donde conoció a Pascale Smets con la que más tarde se casaría.

Camarógrafo de cine

Matt quería ser cámara de cine, así que aceptó un trabajo no remunerado de verano en la BBC, filmandoAllo ‘Allo! en Thetford Forest.

Me levantaba a las 5 am y trabajaba 14 horas al día cargando cajas en un bosque. Pero cuando surgió un trabajo como ayudante de cámara de la BBC, y había estado haciendo exactamente ese trabajo de forma gratuita, ni siquiera pasé de la primera ronda. Solo pensé, nunca voy a entrar aquí“, contó en The Telegraph en febrero de 2018 cuando cumplía 30 años en el diario.

Esperaba hacer carrera como camarógrafo de cine, pero lo dejó cuando descubrió que sus responsabilidades eran principalmente “llevar la cámara de un sitio a otro”.

Vivir como un millonario dibujando

Durante un tiempo, Pritchett trabajó como camarero en una pizzería, antes de enterarse de que las revistas pagaban 75 libras esterlinas por cada viñeta, y decidió que “debía ser capaz de pensar en un chiste a la semana, y si se me ocurrían dos, viviría como un millonario”.

Primera viñeta publicada

Después de semanas enviando chistes a varias publicaciones, Pritchett consiguió que una se publicara en New Statesman.

Estaba tan emocionado que entraba en cualquier quiosco que veía, para comprobar que mi viñeta estaba en cada ejemplar de la revista“, escribió Matt en el prólogo de su libro “30 Years of Mattpublicado en 2018.

La peor viñeta que se ha publicado jamás

Pritchett empezó a enviar viñetas de de actualidad a “Peterborough” del Daily Telegraph, editada por Peter Birkett. Su primera pieza fue aceptada mientras Birkett estaba de vacaciones, y a su regreso, furioso, colgó una ampliación en A3 de la misma en la pared de su despacho con la leyenda “Esta es la peor viñeta que ha se ha publicado jamás“.

No he conseguido encontrar esa viñeta, así que he escrito a Matt aunque aún no he recibido respuesta. Si me contesta la añadiré aquí mismo.

Matt recuerda así aquella etapa:

“Sabía que me volvería loco sentado en casa intentando pensar en chistes sobre islas desiertas, así que decidí hacer viñetas de actualidad, lo que significaba que el tema de los chistes cambiaría todo el tiempo y podría trabajar con otras personas”.

“Y una sala de redacción no es tan diferente de un plató de cine, con equipos de personas divertidas y chismosas que trabajan juntas, pero en una oficina en lugar de un bosque. En aquellos días, el Telegraph Peterborough publicaba una viñeta cada día, y el editor del diario consideraba cualquier dibujo que se entregara en su oficina de Fleet Street antes de las 3 de la tarde. Después de unas seis semanas de entregar tres viñetas al día, de repente se publicó un. Al cabo de un tiempo ya estaba colocando unas cuantas cada semana”.

Matt siguió publicando trabajos en el periódico, y en 1988 pasó a ser el sustituto de George Gale (1929 – 2003), produciendo las mismas viñetas políticas a tamaño completo, ahora firmadas como “MATT”.

Tras la muerte de Mark Boxer ese mismo año, el editor, Max Hastings, consideró a Pritchett para el puesto de “pocket cartoonist” en el Daily Telegraph y el Sunday Telegraph.

La viñeta “de bolsillo”

Hago un alto para intentar definir esto de “pocket cartoonist” porque su traducción literal como “dibujante de bolsillo” no resulta muy adecuada, las que son de bolsillo son las viñetas, así que la traducción literal más correcta para el español quizá sería dibujante de viñetas de bolsillo.

Las viñetas de bolsillo son gags temáticos rápidos de pequeño formato, de ahí lo de bolsillo, y de dibujo muy simple. En muchas ocasiones casi mínimo. El chiste prevalece sobre lo gráfico.

En The Political Cartoon Society se puede encontrar una buena respuesta en un artículo en el que se preguntan si las viñetas de bolsillo pueden incluirse en la categoría de las viñetas políticas.

Si bien el esfuerzo mental que supone una viñeta de bolsillo es considerable, la rapidez con la que se ejecuta implica menos detalles y técnica que en el caso de las viñetas políticas. En cualquier caso, los dibujantes de bolsillo suelen estar menos dotados artísticamente que los caricaturistas políticos o incluso los de tiras cómicas. Su habilidad fundamental, al fin y al cabo, consiste en ser graciosos día tras día“.

Un error propició afianzó su relación con el Telegraph

Como prueba se le pidió que produjera seis caricaturas de muestra a la semana, y después de seis semanas se imprimió la primera, que sigue siendo una de las favoritas de Pritchett.

Publicada en primera página en el Daily Telegraph presentaba a una pareja y el personaje decía: “Espero tener un mejor jueves que ayer”.

Matthew Pritchett, Matt

Primera viñeta de Matt en el Telegraph que apareció el día después de que el periódico imprimiera la fecha incorrecta en la portada, 1988.

Matt recuerda en el prólogo de su libro aquel incidente con la fecha que marcó el inicio de su trabajo como dibujante del Telegraph:

Pronto me di cuenta de que si merodeaba por la redacción me pedirían que hiciera otras viñetas cuando quedara libre algún pequeño hueco en una página. Entonces, el 24 de febrero de 1988, el Telegraph imprimió una fecha errónea en la portada: dijeron que era el jueves 25, un día antes.

Los lectores se volvieron locos y llamaron para decir que habían tenido una disputa en la oficina de correos o que habían ido a una cita con el médico 24 horas antes. El director, Max Hastings, tuvo que escribir una disculpa en primera página y, mientras caminaba por la sala de redacción, alguien me dijo: “Eres dibujante, necesitamos algo para acompañar esto.

Estaba tan desesperado por que una de mis caricaturas apareciera en la portada que les ofrecí seis chistes diferentes y funcionó; se utilizó uno, que fue el último que se me ocurrió. En seis meses me nombraron dibujante de la primera página del Telegraph, pero siempre pienso en el 25 de febrero como el día en el que todo empezó“.

Una mesa en el diario

Desde sus inicios, Pritchett trabajó en un escritorio de la oficina del Daily Telegraph. “Soy terrible por mi cuenta”, admite: “Soy muy indisciplinado y necesito estar en una oficina rodeado de gente y con el pánico de tener que hacer algo”.

Su rutina consistía en presentar por la tarde media docena de “borradores” al editor de la noche del periódico, y luego elaborar la viñeta elegida como “final” para su publicación. Si la noticia del día era especialmente importante, su viñeta podía ser descartada, pero Pritchett lo aceptaba, señalando en 1989 que no le interesaba dibujar “viñetas de declaración (statement) u opinión”, y que no le gustaba dibujar “nada que no fuera una broma”.

Influencias

Pritchett describe el tema de sus viñetas de bolsillo para el Daily Telegraph como de “gente corriente afectada por la vida”, y resultaron ser enormemente populares. Reconoce que el caricaturista de The Guardian Bryan McAllister (1945) fue una de sus primeras influencias.

Bryan McAllister, fue un brillante viñetista “de bolsillo” en The Guardian. Cuando murió el dictador Francisco Franco, la viñeta de Bryan mostraba a uno de los portadores del ataúd preguntando a los demás: “¿Escucharon toser?“. (Fuente). Mientras, en USA, Chevy Chase en Saturday Nigh Light llevaría mucho más allá el chiste de la muerte del “Generalísimo” convirtiéndolo en todo un clásico.

Matt asegura también que le influyeron Jean-Jacques Sempé (1932-2022) y los caricaturistas del New Yorker.

Un aumento de 150.000 libras en 1995

El sueldo de los trabajadores de la prensa siempre ha sido de esos asuntos que los medios no suelen tratar y del que los dibujantes prefieren no hablar, sobre todo cuando ganan mucho. Algo que no suele ser la norma. Sobre Matt, siempre se ha dicho que cobraba cantidades mucho más allá de lo habitual.

Sobre este particular suelo aplicar una fórmula muy personal, si ganan muy poco, o nada, no lo dirán por vergüenza y si es mucho tampoco por acuerdos, escritos o no, de confidencialidad o cualquier otra causa.

Según la biografía publicada en The British Cartoon Archive, cuando Max Hastings se trasladó al Evening Standard en 1995, Sir David English (1931 -1998) le convenció para que ofreciera a Pritchett un considerable aumento de sueldo si se mudaba a su periódico hermano, el Daily Mail, pero, según se dice, Pritchett contestó: “Querido Max, aunque la oferta del Daily Mail es 150.000 libras más de lo que estoy recibiendo aquí, siento tengo que decir que no porque soy muy feliz en The Daily Telegraph”.

Si ya a mediados de los 90 se hablaba de esas cantidades, y sin conocer su sueldo de entonces, pudo permitirse el lujo de rechazar un aumento así, es seguro que no cobraba poco.

650.000 libras al año

En 2018, la revista satírica Private Eye publicó una columna en su sección “La calle de la vergüenza” en la que hablaba del sueldo de Pritchett. Según la revista, Matt se embolsaba algo más de 650.000 libras al año.

En la columna, titulada “El Telegraph tira la casa por la ventana para el 30 aniversario de las viñetas de Matt Pritchett“, se lee que “el 23 de febrero (2018) se ordenó a todo el personal las herramientas para que el editor Chris Evans pudiera rendir homenaje a Matt. El periódico del día siguiente llevaba una nota en primera página y toda la página 3 llena de homenajes de personas como el Príncipe Felipe y el Primer Ministro, además de un artículo de portada de 3.500 palabras en la revista”.

Matt Pritchett, dibujante de The Telegraph, gana 650.000 libras al año

Página de la revista Private Eye, vista aquí

“Luego cuatro páginas más en el periódico del lunes con Matt eligiendo sus caricaturas favoritas de los últimos 30 años. Sólo esto le costó 30.000 libras al elegante periódico. Los celebraciones continuarán al menos hasta noviembre, cuando Evans entreviste a Matt en el Cadogan Hall frente a un público que habrá pagado la entrada al teatro”.

“No se puede negar que Matt es divertido, simpático y muy querido por los lectores, pero ¿qué ha provocado tal sentimentalismo de una empresa más conocida por
por despedir al personal que por apreciarlo? Es simple: Matt está recibiendo ofertas de trabajo del Times y del Daily Mail, que lo han codiciado durante años, y el presidente Aidan Barclay ha dejado claro que perder a Matt provocaría la renuncia del
editor.

“Con el Telegraph vendiendo ahora menos que el Daily Star (385.000 ejemplares, un 18% menos que el año anterior), Barclay teme una revuelta de los lectores y un colapso de la circulación aún más calamitoso si Matt se va”.

“El diario no puede hacer más por Matt desde el punto de vista económico, ya que
el viñetista ya gana mucho más que cualquier otro empleado de la redacción: 650.000 libras, frente a las 400.000 libras del editor, Chris Evans”.

“Y la generosidad no termina ahí. Pagaron la rectoría de Suffolk donde Matt pasa sus fines de semana, y donde fue entrevistado para la para la portada de la revista, dándole una una enorme bonificación en 2010”.

“También le facilitaron una hipoteca sin intereses para comprar una casa de vacaciones en la Dordogne”.

Private Eye cierra la columna con un dato curioso (o divertido): “el Telegraph paga 25.000 libras a sus jóvenes graduados, lo que significa que podría conseguir 26 reporteros por el precio de un dibujante“.

Esta columna de Private Eye solo provocó algunas reacciones en Twitter y el consiguiente cachondeo, pero no tuvo repercusión alguna fuera de ahí.

«He hecho algunas cuentas y he llegado a la conclusión de que, con ese salario y las bonificaciones adicionales,  Matt será lo suficientemente rico como para poder comprar todo el condado de Hampshire cuando se jubile.

Con un salario de £ 650.000 sale a alrededor de £ 2,500 por viñeta, (unos 2.900 euros) lo que suena casi razonable considerando que las viñetas de Matt tienen una media de aproximadamente 6 líneas de tinta.» @Eff__Jay (cuenta suspendida sin copia en Archive)

A otros nos les pareció tan gracioso y señalaron la escandalosa diferencia de sueldos:

Aunque hay que poner en salmuera la veracidad de las cifras absolutas del sueldo de Matt, ya que la única referencia es esa nota de Private Eye que no deja de ser un texto opinativo sin ninguna fuente, no creo que todo sea mentira. Pero vaya usted a saber.

No sería la primera vez que se libran guerras económicas para impedir o provocar la fuga de viñetistas. En 1992, The Telegraph pagó una pequeña fortuna para conseguir que Alex Masterley  se llevara Peattie y Taylor del The Independent al Telegraph.

Esta fue la viñeta con la que Alex se despidió de The Independent (28/12/1991), según sus propias palabras, muy descarada.

Matthew Pritchett, Matt

Miembro de la Orden del Imperio Británico

En 2001 se le concede la MBE (Orden del Imperio Británico). Para entonces se calculaba que había dibujado unas 2.500 viñetas de bolsillo para el Daily Telegraph, y seguía trabajando en un escritorio situado en un rincón de las oficinas abiertas del periódico en Canary Wharf.

El trabajo de Pritchett también ha aparecido en las páginas Punch, Spectator y otras publicaciones.

Pritchett sigue “un enfoque de dispersión”, anotando docenas de posibles ideas de viñetas “sin importar lo malas que sean” y luego refinándolas en los seis o más borradores que muestra al editor. “Es muy raro que la primera salga adelante”, admite: “Suele ser la última. Lo considero un poco como una irrigación colónica”.

El tema de su viñeta suele ser posterior a la noticia principal, pero Pritchett admite que “mientras sea divertida y vagamente actual, no les importa”.

Según Andrew Marr, Matt “se ha metido en la conciencia de millones de personas como pocos de sus rivales más airados y extravagantes lo han hecho”. “Su pareja irónica, mordaz y engreída es para las clases medias lo que Andy Capp era para las clases trabajadoras”.

Premios

Entre los premios que ha recibido están el de caricaturista del año de Granada TV en 1992, el de mejor viñetista de bolsillo del Cartoon Art Trust en 1995, 1996 y 2005, y el de caricaturista del año de UK Press Gazette en 1996 y 1998.

Matt ha conseguido la admiración de otros dibujantes. “Es realmente sorprendente cómo sigue adelante”, comentó Christian Adams cuando Pritchett ganó el premio al dibujante del año en los British Press Awards de 2009, “y no sólo produce al menos seis viñetas a la semana, sino que hace que cada una parezca fresca”.

Rutina de trabajo

En 2009, Pritchett describió que su rutina diaria comenzaba a las 8.30 de la mañana con una revisión de los periódicos de la competencia “para ver si alguien había hecho algo más gracioso que yo”.

Después se ponía en contacto con la redacción para ver qué iba a aparecer en el Daily Telegraph del día siguiente. Entonces empieza a hacer bocetos de posibles chistes, señalando que “la basura sale primero”. “Luego algunas ideas un poco locas. Después ya no queda más que tener buenas ideas”.

A las 16.00 horas ya tiene una página de chistes para mostrar en la oficina, pues Pritchett admite que “no siempre soy el mejor juez de mis propias cosas”. La elección final queda en manos del editor, pero Pritchett bromea diciendo que “de hecho, la secretaria del editor los elige. Ella es mucho mejor juez”. El dibujo final se completa antes de la hora límite de cierre del periódico, las 21.00.

Pritchett reconoce que la viñeta de bolsillo no es fácil, ya que “hacer que algo parezca hecho sin esfuerzo supone gran cantidad de trabajo” y señala que “la desventaja es que no puedes preparar un chiste como lo haría un cómico, debe ser más instantáneo”.

Este tipo de chistes también son capaces de ganar impacto a partir de la seriedad de las noticias que lo rodean. “Cuando estoy imaginando la viñeta estoy pensando en la página y los titulares que aparecerán junto a ella. A veces, cuando hay noticias pesadas alrededor, puede ser un pequeño rectángulo entre páginas de horror. En ocasiones esto es un escenario perfecto para el chiste”.

Pritchett utiliza un fino rotulador Profipen y, ocasionalmente, acuarela (hasta 1994 también a veces Letratone).

Matthew Pritchett, Matt

Admirador del trabajo de “Pont” (Graham Laidler), se muestra autocrítico sobre su propia contribución al arte de la viñeta: “Las viñetas de bolsillo pueden quedarse, amarillentas, pegadas en la nevera de alguien durante un tiempo, pero obras como la serie The British Character de Pont son eternas”.

“La gente me dice que en mis viñetas a veces se hacen declaraciones políticas”, dice: “Pero lo único que busco es la risa barata (fácil)”.

Familia de creadores

Matt es hijo del veterano columnista del Daily Telegraph Oliver Pritchett y nieto del novelista y editor literario del New Statesman, Sir Victor (V. S.) Pritchett (1900-1997).

Su hermana Georgina es una premiada guionista de comedia y drama, que entre muchas otras cosas, cuenta con cinco Emmys por su trabajo, seis premios del gremio de guionistas, dos Globos de Oro, un BAFTA y un premio del gremio de productores.

Guionista y coproductora ejecutiva de la aclamada serie de HBO Succession, también fue coproductora ejecutiva y guionista de Veep, la serie de la HBO ganadora de varios premios Emmy, que se emitió durante siete temporadas.

En 1993 trabajó como guionista en un episodio de Spitting Image.

Matt Pritchett está casado con la ex diseñadora de moda Pascale Smets, ahora propietaria de una tienda de artículos para el hogar, con la que tiene cinco hijos. La hermana de Pascale, Benedicte, está casada con Martin Newland, ex editor de The Telegraph.

Una de sus hijas, Edith, de 25 años, ha seguido la senda de las viñetas. Fue dibujante en la web de noticias Tortoise y ahora dibuja para The Guardian.

Edith Pritchett se presentó en su día así en Tortoise:

Vengo de una familia muy artística. Mis padres fueron a la escuela de arte (se conocieron allí y mi padre todavía es dibujante), por lo que gran parte de mi infancia estaba siendo plantada a la fuerza frente a los cuadernos de bocetos con mis hermanos.

Tengo tres hermanas y un hermano y crecimos dibujando todo el tiempo. Mis hermanos y yo nos burlábamos unos de otros dibujando las representaciones caricaturescas más espantosas posibles. En retrospectiva, fue un tipo muy peculiar de guerra entre hermanos”.

Matt ha bromeado en varias ocasiones sobre cómo ha ido menguando la obra artística de la familia, “mi abuelo escribía cuentos, mi padre escribía columnas en el periódico y yo me gano la vida con ocho o nueve palabras al día, así que mis hijos serán artistas del mimo“. Al final de este vídeo de Brian Doben puedes escucharle contando otra vez este chiste.

Matt sigue dibujando para el Telegraph.

Fuentes consultadas:


Suscríbete por email para recibir las viñetas y los artículos completos y sin publicidad
Artículos relacionados