Teníamos otras libertades, pero no eran para todos

Teníamos otras libertades, pero no eran para todos

240707-secuestro-eljueves.jpg

Ya he escrito y leído lo suficiente como para opinar sobre el secuestro de El Jueves

Sabemos que Del Olmo ha hecho una campaña de promoción a la revista que pasará a la historia, ya sabemos que mucha gente ha estado hablando y haciendo cachondeo con el sexo «real», que otro mogollón han hablado sobre lo zafio y de mal gusto algunos incluso de machismo.

Sabemos que esta noticia ha eclipsado la dimisón de Piqué, la detención del solitario, el accidente aéreo en Brasil, la muerte de Polanco, el «Malayeo», el «apagón» de Barcelona, los sueldos de mierda, los accidentes laborales, las «medidas» que nadie conoce con exactitud de las «ayudas» de ZP a la emancipación de los jóvenes y suma y sigue…

Es hora de empezar a hablar de libertades y privilegios, del daño irreparable que esta medida le ha hecho al gremio del humor y a la prensa en general, a la democracia en particular, es hora de dejar un poco apartados los folleteos veraniegos y reflexionar sobre los intocables, sobre los censores y los carcas, sobre lo que nos cuestan las instituciones y lo que nos ofrecen a cambio.

Como le dijo la reina a Leónidas en 300:

«Haz lo que haría un hombre libre»

Si no sabes de que se habla o eres extraterrestre o no sabes esto