¿Quieres recibir los artículos en tu correo cuando se publiquen?

Vulnerables

Visitas: 98
 
Vulnerables

Vulnerables. Viñeta del 18/03/2023 en CTXT

Aquí se cumple eso de que "no es ético, pero es legal".

Después de que Infolibre contara que Enrique Ossorio, portavoz del Gobierno de la Comunidad de Madrid (y una de las personas más mezquinas y despreciables que conozco) cobraba el bono social térmico, una ayuda directa destinada a "consumidores vulnerables", el segundo de Ayuso admitió que así era, que lo recibía por su condición de familia numerosa y que seguirá cobrándolo porque se la suda todo.

Como se recuerda en Infolibre, Ossorio fue considerado en 2019 el diputado más rico de la Asamblea de Madrid –104.928,60 euros de retribución por el cargo público, un piso cuyo valor catastral supera los 400.000 euros y activos financieros por 1,4 millones– la normativa que regula la discriminación positiva de los más débiles para que paguen menos luz deja un hueco abierto: basta con tener el título de familia numerosa para acceder a las ayudas previstas. Y aquí no hay límites en lo que a renta se refiere.

Alfonso Serrano, secretario general del PP de Madrid, es otro jeta que también cobra el bono de calefacción para consumidores vulnerables porque, como sabemos, este hatajo de parásitos son personas "vulnerables" que desprecian a las personas que tienen que recurrir a las ayudas mientras viven permanentemente amorrados a lo público.

Y para rizar el rizo, también se descubre que Mónica García (candidata de Más Madrid a la Asamblea) admite que su marido también accede al mismo bono social por el que pidió la dimisión de Ossorio, pero en principio se marca un "noslomismo" de manual y añade que ni sabía que en su casa se recibía ese dinero ni lo habían solicitado y que va a mirar de devolverlo.

Yo no sé ustedes, pero en mi domicilio sabemos la procedencia y el número exacto de todos y cada uno de los céntimos que llegan y tenemos. Será por aquello de que nunca vamos tan sobrados como para poder olvidarnos del saldo.

Mónica García podría haber salido más dignamente, pero en un ejercicio de recogimiento extremo de cuerda con triple salto mortal de demagogia quiere convencernos, y convencerse, de que lo suyo es distinto porque los que hablan peyorativamente de los de "las paguitas" son los peperos. Que luego no se sorprenda nadie del aumento sin límite del descrédito de la política y los políticos.

Relacionado: El escándalo de las ayudas “sociales” cobradas por las élites


Suscríbete por email para recibir las viñetas y los artículos completos y sin publicidad

Artículos relacionados
Inhumanidad de Madrid

Inhumanidad de Madrid



Repositorio de documentales sobre dibujantes de cómic y humor gráfico.

Tontolares. Los titulares más gilipollas de la prensa. Envía los tuyos

Este blog se aloja en LucusHost

LucusHost, el mejor hosting

Tu WordPress puede volar

Servicio de optimización