We the People

Visitas: 143
 
 
We the People
We the People, primeras tres palabras del preámbulo de la Constitución de los Estados Unidos.

Viñeta del 28/05/2022 en CTXT

El 24 de mayo, Salvador Rolando Ramos de 18 años disparó a su abuela en la cara dejándola gravemente herida y se dirigió a la escuela de primaria Robb en Uvalde (Texas) armado con una pistola y un fusil. Allí asesinó a diecinueve niños y dos maestras. Dejó también otras diecisiete personas heridas antes de ser abatido por la policía, aunque en un momento se dijo que había sido detenido.

Una matanza más que provocó el debate de siempre y que pronto quedará enterrado hasta que aparezca el próximo asesino y se lleve por delante a otro buen montón de personas.

Todo se puede reducir a una pregunta ¿Por qué? La respuesta rápida y puede que simplista, aunque no tanto, es porque pueden.

«Como es necesaria una milicia bien ordenada para la seguridad de un Estado Libre, no se violará el derecho del pueblo a poseer y portar armas»

Con esta frase tan escueta y flexible, añadida como enmienda a su Constitución en 1791, los estadounidenses pueden pasearse por la calle con una cacharra potente de matar gente.

La cosa, escrita para territorios donde el Estado aún no se había implantado y la seguridad la proporcionaban ejércitos privados o grupos de autodefensa y en tiempos de cuando para pegar un tiro había que montar un pifostio en el que había invertir un montón de minutos, sigue siendo a día de hoy la excusa para llevar, modificar y terminar usando armas de asalto que permiten decerrajar más de 700 disparos por minuto.

Mike Peterson, en The Daily Cartoonist se enfrenta a este argumento y, citando esta viñeta de Drew Sheneman, recuerda no es el único en señalar la tecnología de armas rudimentarias que prevalecía cuando se escribió la Segunda Enmienda.

We the People

Peterson pretende refutar así a los que creen que habría «actualizar» la Segunda Enmienda:

«Incluso Scalia -que malinterpretó la intención de la 2ª Enmienda– escribió que no existe un derecho constitucional para que los civiles posean armas de grado militar».

«¿Quién piensa aquí que la «libertad de prensa» debe aplicarse sólo a la impresión manual de una sola hoja del siglo XVIII?«, se pregunta Peterson tirando de una burda e irónica (supongo) comparación.

Algo impepinable es que, una vez más el ruido se lo comió todo. Debates estúpidos sobre poner más puertas en los centros educativos, sobre la cuestionable intervención de la policía y el consabido «las armas no matan, matan las personas«. Pero, claro, Ramos no podría haber matado tan fácil y rápido a 21 personas y herido a 18 si lo hubiera intentado armado sólo con un bate de beisbol ante la imposibilidad de poder hacerse con un AR-15 como el que se compra una lata de refresco.

Ted Cruz dejó una de las escenas más penosas para la historia con esta vergonzosa reacción al ser preguntado por posibles reformas de las leyes sobre armas.

Para rizar el rizo, apenas un días después de uno de los peores tiroteos en una escuela de los últimos diez años, se celebró la convención anual de la RNA Asociación Nacional del Rifle y donde, paradojas para tarados, estaba prohibido entrar con armas para escuchar a un invitado muy especial que venía a arropar y defender al lobby de los escopetos. Trump acudía a hacer lo que mejor sabe, el idiota.

Allí se defendió que: “Ante tiroteos como este, debemos comprar más fusiles”. Y también otros clásico; hay que armar a los profesores.

El sociópata naranja intentando leer los nombres de las personas asesinadas a ritmo de campana.

Y después se echó un bailecito.

Aunque se plantearan un plan de desarme tardarían cientos de años en retirar la miles de toneladas de armas, legales e ilegales, que rulan por el país. Son sus costumbres y hay que respetar que se maten con ellas.

Juan Ramón Mora. Dibujante descendiente del fanzineo. Ilustración satírica y humor gráfico para medios de todo pelaje. Las opiniones no se negocian.

Suscríbete por email para recibir las viñetas y los artículos completos y sin publicidad

Repositorio de documentales sobre dibujantes de cómic y humor gráfico.

Tontolares. Los titulares más gilipollas de la prensa. Envía los tuyos

Artículos relacionados