Antiguas pesetas

¿Quieres anunciarte en esta sección destacada?

Comprar espacio publicitario aqui (728x90)
 

250408-antiguas-pesetas.jpg

 

Que sí, que hay que guardar las formas y ser políticamente blogipollas, pero ni quiero ni me da la antigua gana. Además es antiguamente aburrido

Basta añadir la mandanga acuñada desde el cachondeo íntimo de cualquier ministerio al regusto de los medios por hacer las veces de replicantes de toda chorrada redundante para tener coletilla machacante de por vida.

A los epiteteros de lo cansino no se les gastan los adjetivos.

Los datos trimestrales del paro dan miedo del de siempre y es la peor cifra de los últimos 15 años. «Destruídos» 74.600 puestos de trabajo.

Se habla y escribe de destrucción pero hace dos días no se podía hablar de crisis que era alarmista. Pero ya sí, manda ladrillos.

Estoy hasta el rábano del invento de la desaceleración y de las antiguas pesetas.

La peseta desapareció de los bolsillos domésticos el 28 de febrero de 2002, más de 6 años después nos siguen dando el cambio en pelas en un ritual que hurga en nuestros recuerdos apretando llagas y rememorando aquellos pasados cuando el dinero tenía valor, cuando su curso era legal.

6 años de euribores, ipceceses y subidones entre vaivenes de precios, impuestos y navajazos a nuestras huchas, pero hay que seguir dando cifras en antiguas pesetas.

Por mal que vaya la cosa siempre podremos empezar a hacer conversiones mediáticas añadiendo los importes en antiguos reales de vellón, antiguos escudos de plata o en antiguos reales de plata y si ya se pone la cosa fea en antiguas especias.

 
   

Y aparco este asunto por hoy que tengo una crisis de tres pares de antiguos testículos y no quiero transmitirles un mensaje de negra ruina ni mostrarles los mohos que embargan mi despensa desde hace meses.

Antiguas pesetas

No me de consuelo, done usted un euro
Suscríbete por email para recibir las viñetas y los artículos completos y sin publicidad

Artículos relacionados

2 comentarios en «Antiguas pesetas»

  1. Ramón pues no sería mala idea buscar prensa de distintas épocas a ver si arrastramos el vicio desde entonces y enterarnos de cómo lo decían si lo decían, lo que sí recuerdo es a mi abuelo hablando de perras gordas cunado ya no existían y como mucha gente también he usado el rollito de los duros: cien duros, mil duros, veintemil duros… etc

  2. Me temo que las «antiguas pesetas» desaparecerán cuando los informadores empiecen a ser de esa nueva generación que no conoció las pesetas más que como «antiguas».

    Me pregunto si en su día los periódicos hablaban también de antiguos reales, no me extrañaría nada, la verdad.

Los comentarios están cerrados.

Antes de irte...

Suscríbete ¿Quieres recibir las viñetas en tu correo cuando se publiquen?
*Artículos completos sin publicidad.