Apedreando

 

Apedreando

A estas horas y con el empacho de noticias y opiniones sobre la bronca del cielo y la tierra y cuando todo empieza a calmarse, sólo queda soltar lastre para  desahogo personal, que para eso sirve un blog fururku.

Pista , que voy:

  • Sí, no ha sido una huelga anunciada con pancartitas y pitos, ha sido un plante, una acción, un pulso.
  • Que jugaron a lo mismo que el gobierno: hicieron las cosas porque sí, cuando y como les salió de los cojones, sin pensar en otra cosa que sus intereses.
  • No me incomoda lo mucho que gane un controlador, no carga sacos de patatas, lleva personas por el aire. Prefiero que esté bien pagado o mejor, muy bien pagado.
  • Que la mayoría de currantes gane una porquería en condiciones puñeteras no es argumento para que los ganan un sueldo  bueno tengan que cobrar uno asqueroso para poder ser considerados trabajadores  con problemas por solucionar.
  • Me la trae al pairo el paradero de Zapatero.
  • Rubalcaba se la pone tiesa a los periodistas.
  • No me gusta ninguno de los dos anteriormente citados, uno por tonto y  otro por listo.
  • Preocupa que una masa encolerizada pida, desde su casa, la sangre de los controladores, sólo faltó exigir que se incluyera en la Constitución el derecho a la lapidación pública.
  • Da risa y decepciona (pero ya no sorprende) que sea reseñable y hasta motivo de indignación que un partido de fútbol corra riesgo de no celebrarse por el cacao de los controladores.
  • Acojona que se aplauda el estado de alarma y la militarización de los aeropuertos y que no seamos capaces de encontrar otra solución a un conflicto de naturaleza civil.
  • Que dan ganas de vomitar sobre los borregos políticos (y políticos borregos) que se acusan mutuamente  de haber montado el lío para sembrar el caos con la única intención de perjudicar electoralmente al rival político. (tradición popular)
  • Que no seamos capaces de creernos la de cosas que podemos conseguir entre todos viendo de lo que son capaces apenas 300.
  • Que eso lo de las opiniones y los culos es absolutamente cierto.

Y ahora sigan apedreando.

Apedreando

Apedreando Otras lecturas:

A ver si nos entendemos

No controles

«Por supuesto que quiero pedir disculpas a los viajeros»

¿Sabía que…


Suscríbete por email para recibir las viñetas y los artículos completos y sin publicidad

Repositorio de documentales sobre dibujantes de cómic y humor gráfico.

Tontolares. Los titulares más gilipollas de la prensa. Envía los tuyos

59 comentarios en «Apedreando»

  1. Hombre, a toro pasado uno ve las cosas de otra forma. Pero si uno está en la situación de uno de los viajeros, pues hay que entenderle. Yo no lo he sufrido, pero deberías preguntar también a alguien de esa masa enfurecida, a ver que opina al respecto. Lo que está claro es que en España nos sobran huevos para todo, para liarla, tanto unos como otros. Ay, ese genio hispano…. nos lleva por la calle de la amargura :)

  2. @ Javier:Buenas noches

    No hablaban de las personas que se movieron a verlo.

    Entonces lo reseñable no es el partido, su suspensión y los trastornos que acarrea a la liga porque lo contaron como un «daño» deportivo de importancia (en sí) asociado al follón en los aeropuertos.

  3. No estoy de acuerdo en que sea absurdo que informaran de que el partido de fútbol podía cancelarse.

    Te pongo un ejemplo. Hace un par de años fui a ver a Héroes del Silencio a Sevilla, junto a otras ochenta mil personas. Si llega a liarse parda en la RENFE por ejemplo, hubiese supuesto que mucha gente no pudiese ir y habría habido pérdidas multimillonarias, jaleos de transporte, mucha peña jodida (más de uno pidió vacaciones) etc. Creo que lo bastante grave como para contarlo en los periódicos.

    El problema es que el fútbol se considera algo perverso o tonto por definición, a diferencia de la música.

    Un saludo.

  4. @ Mamma Traimi:
    Mal rallu los aparta, y las mili plagas de Ijipto le acaigan incima de los cotratuladores. Un beso mamma Trimi

  5. Na mas que dequeira de proteistar, naide sa cuerda de las mammas traimi, que sufriimiento pidicieron, con sus deijos apresos en el airopuerto, secustrados y remenes de unos contratuladores aireos

  6. Suelo desconfiar de linchamientos y unanimidades en busca de un chivo expiatorio. Sobre todo cuando las versiones oficiales son las únicas que podemos conocer.
    Porque hay cosas que no encajan. La prensa habla de privilegios intolerables, pero sin decir cuales son… demasiados adjetivos y muy pocos o ningún dato sobre reivindicaciones. Al final acabaremos haciendo un monumento a los banqueros y multinacionales, y lapidando a los funcionarios.
    Un saludo

  7. JR Mora, ésta es una de las pocas veces en las que me encuentro de acuerdo con tu punto de vista, lo cual no tiene importancia. Pero como es raro, me apetecía decirlo.

    Es vergonzoso que lo único que aparezca en las noticias sean las «caras de tristeza» de quienes no han podido viajar en el puente, entre ellos niñas enfermas que necesitaban operaciones. Nos vienen a querer decir:

    «Observar, pelvellos, miren a ese pobre hombre en la terminal, sufriendo, con sus maletas sin facturar. Es un obrero trabajador, currito, con jefe, ¡como ustedes, espectadores, podrían haber sido ustedes!».

    Todo un conjunto de gilipolleces sensibleras para manipular de una forma «sutil» a los gilipollas que no pueden evitar odiar y desacreditar a cualquiera que tenga más dinero o estudios que ellos.

    Para ser controlador aéreo no basta con sacarse el carnet de camiones…

    Los controladores deciden defender de manera sonora sus derechos, pero como están forrados, la plebe es incapaz de apoyarlos.

    «¿Que los camioneros no trabajan? Ahí, ahí, presionando al gobierno, curritos al poder» – 2008

    «¿Que los controladores no trabajan? ¡A la cácel! ¡¡Que coño a la cárcel, al paredón!! ¡¡¡Garrote vil a esos hijos de puta!!!» – 2010

    Es por eso que la democracia, en el mundo real, es un método tan jodidamente horrible. Porque si «gobiernan todos», resulta que están gobernando unos gilipollas integrales. Solo hacen falta cuatro gilipolleces en la tele para que la gente se le olvide lo que es el sentido crítico. ¿De verdad es tan complicado analizar lo que te dicen, quien te lo dice o por qué lo dice?

Los comentarios están cerrados.