El viñetista antivacunas Ben Garrison dice que tiene COVID-19 y que no irá al hospital

¿Quieres anunciarte en esta sección destacada?

Comprar espacio publicitario aqui (728x90)
 
El viñetista antivacunas Ben Garrison dice que tiene COVID-19 y que no irá al hospital

Ben Garrison. Foto: Rogue Cartoonist blog

No es la primera chorrada que suelta este personaje. Aún así, su historia, o historieta, merece mención por si acaso.

Ben Garrison (1957), conocido viñetista de Montana y entusiasta de esa derecha que en USA llaman la «Alt Right», adulador de Trump hasta la náusea y declarado antivacunas, le ha contado a Gizmodo por correo que está enfermo por coronavirus desde hace semanas.

Según su relato, cree que se contagió de COVID-19 mientras cenaba en un restaurante hace un par de semanas. En Montana se ha producido un preocupante aumento de los casos de coronavirus en las últimas semanas, con unos 900 casos nuevos cada día.

«Sí, definitivamente es covid y hemos tenido todos los síntomas. Mi mujer y yo salimos con una pareja a un restaurante y al día siguiente los cuatro estábamos enfermos. Uno de nosotros fue a ver a un médico y le dijeron que tenía covid».

Se desconoce si se hizo un test o se ha autodiagnosticado, pero tampoco importa mucho teniendo en cuenta la reacción y que cree que en los hospitales están matando a la gente para reducir la población por no sé que gaita de plan mundial oscuro.

Ni siquiera la posibilidad de que el coronavirus habite en su organismo le ha hecho cambiar de opinión sobre la ciencia moderna y las vacunas.

El viñetista antivacunas Ben Garrison dice que tiene COVID-19 y que no irá al hospital

Una viñeta de Garrison tirando de otro mantra conspiracionista de manual, el falso escepticismo. No hay que creer en nada ni nadie, salvo en sus historietas inverosímiles de nano-cosas, reptilianos y tiranos extraterrestres infiltrados en el gobierno.

Garrison cuenta que él y su esposa no se sienten bien y que ha perdido completamente el sentido del gusto y del olfato. Ambos, que superan los sesenta años, creen que están luchando por superar la enfermedad con los remedios caseros inventados por los conspiracionistas.

«Tanto Tina como yo nos sentimos ligeramente mejor después de dos semanas, pero ha sido duro. He perdido el gusto y el olfato, así como las ganas de comer cualquier tipo de alimento. He perdido unos 7 kilos. La gente joven suele recuperarse más rápidamente, pero nosotros tenemos más de 60 años».

Cuando Gizmodo preguntó a Garrison si se había vacunado contra el coronavirus, repitió muchas de las mismas teorías conspirativas que aparecen en sus viñetas.

«Nunca tomaremos sus asquerosos pinchazos de proteínas, que no son ni seguros ni eficaces. No son verdaderas vacunas. Son terapia genética», sentenció Garrison en su correo electrónico a Gizmodo.

El viñetista antivacunas Ben Garrison dice que tiene COVID-19 y que no irá al hospital

Combo de churramerinismo delirante con vacuna Windows-Godwin 5G Edition

 
   

Ivermectina, Zinc y zumo de raíces de remolacha

«Estamos tomando Ivermectina y varias vitaminas, incluyendo mucho Zinc«. El dibujante también señala que está tomando zumo de raíz de remolacha.

En The Nib le dedican esta explícita viñeta de Brian McFadden al asunto y titulan: «No hay cura para los dibujantes«.

El viñetista antivacunas Ben Garrison dice que tiene COVID-19 y que no irá al hospital

Desde Gizmodo recuerdan que no se ha demostrado que nada de esto sirva para tratar o prevenir la COVID-19, siendo los anticuerpos monoclonales y las vacunas las únicas formas reales de luchar contra esta pandemia, que sigue haciendo estragos en muchas partes del mundo.

Garrison ha promovido la ivermectina en muchas de sus viñetas, como en esta de principios de septiembre.

El viñetista antivacunas Ben Garrison dice que tiene COVID-19 y que no irá al hospital

En la escena, un caballo patea al Dr. Anthony Fauci, el principal experto en enfermedades infecciosas del país. El caballo, que tiene el símbolo del centavo en sus pezuñas grita apelando al «sentido común» mientras cocea a Fauci, que sostiene una jeringuilla chuchurrida con símbolos del dólar y con una calavera en la punta de la aguja.

Las viñetas de Garrison son tan simplonas e infantiloides que tiene que meterle una leyenda a todos los elementos de la escena para que sus lectores se enteren de qué va la cosa.

Ben se ha abonado a toda carta de conspiranoias, por locas que sean, así que a nadie le sorprende su posición ante las vacunas.

El viñetista antivacunas Ben Garrison dice que tiene COVID-19 y que no irá al hospital

«El gran reset», otra paranoia que habita en las mentes de los antivacunas y conspiracionistas varios

Sea como sea, no se ha demostrado que la ivermectina ayude a tratar la enfermedad. Aunque se está estudiando como posible tratamiento del COVID-19, gran parte de estas investigaciones están plagadas de supuestos fraudes, errores, descuidos y datos más que cuestionables, no demostrados o directamente falsos.

En dosis adecuadas, el fármaco es relativamente seguro y un antiparasitario útil en su uso más popular para el tratamiento de parásitos en el ganado, como los caballos. Recientemente, algunas personas, en particular aquellas influenciadas por los muy activos movimientos de desinformación en Facebook, empezaron a tomar este fármaco para el ganado con la creencia errónea de que puede curar o prevenir la enfermedad.

 
   

Gizmodo recuerda también que, según la American Association of Poison Control Centers, en lo que va de año, la intoxicación por ivermectina se ha triplicado registrando 1.440 casos y que El New York Times informó el domingo de que en Nuevo México, dos personas han muerto; sus muertes se atribuye al uso de ivermectina en sustitución de los tratamientos probados contra la COVID-19. Las autoridades sanitarias del estado afirmaron que la ivermectina provocó un fallo renal en uno de los pacientes.

El viñetista antivacunas Ben Garrison dice que tiene COVID-19 y que no irá al hospital

En esta, Garrison tiene algo de razón. Es tiempo de parar la locura de las viñetas gilipollas

Intentar dialogar con un negacionista es perder el tiempo porque ante cualquier evidencia en contra de sus absurdas teorías siempre sacarán el comodín de la gran conspiración, argumento menos demostrable aún que exponen engordándolo con mentiras todavía más gordas.

El viñetista antivacunas Ben Garrison dice que tiene COVID-19 y que no irá al hospital

Una viñeta de Garrison marcada en Instagram como información falsa por usar una frase entrecomillada que nadie dijo para ilustrar otra de las muchas mentiras de los conspiranoicos/antivacunas.

Y Garrison sigue con el mismo guión:

«15.000 personas han muerto como resultado de las vacunas covid y otros cientos de miles han tenido efectos secundarios graves. Los principales medios de comunicación no mencionan ni una palabra de esto, ni una palabra. En lugar de ello, se nos repite una y otra vez la palabrería de la «seguridad y eficacia», y se nos insta a tomar el veneno gratuito. No lo hagas. El director general de Pfizer seguro que no lo hará. Bill Gates y su familia tampoco lo harán».

Los efectos secundarios graves de las vacunas contra la covid, son extremadamente raros y cualquier estadounidense tiene más probabilidades de morir a causa del COVID-19 que de las vacunas. La afirmación de Garrison de que el director general de Pfizer no se ha vacunado es simplemente falsa. Bill Gates también se ha vacunado, a pesar de que los teóricos de la conspiración afirman que no se vacunará por temor a los efectos secundarios.

Garrison dice que nunca visitaría un hospital para ser tratado. Al menos en esto parece ser coherente.

La semana pasada, NBC News informó de que los grupos antivacunas de Facebook han influido en sus miembros para que no busquen tratamiento hospitalario para la COVID-19 e incluso les han indicado que saquen a sus familiares enfermos de la UCI.

«Nunca iría a un hospital. Robert David Steele lo hizo hace unas semanas y lo mataron. Los hospitales obtienen dinero extra por los informes de muerte de covid, lo que es necesario para mantener el miedo en alza», afirma Garrison.

La persona a la que se refiere Garrison, Robert David Steele, era un teórico de la conspiración que aparecía con frecuencia en InfoWars con Alex Jones. Steele, de 69 años, creía en cosas increíblemente extrañas, como que la NASA había encarcelado a niños en Marte para que trabajaran como esclavos. Steele, que afirmaba ser un antiguo oficial de la CIA, murió supuestamente de COVID-19 en agosto.

El viñetista antivacunas Ben Garrison dice que tiene COVID-19 y que no irá al hospital

Batiburrillo conspiracionista al peso con nano cosas sin orden ni concierto.

Garrison insiste en que toda la respuesta a la pandemia tiene que ver con el control gubernamental, no con la salud pública, un mantra recurrente entre los conspiranoicos y repitió hasta la saciedad la falsa afirmación de que las vacunas no previenen la COVID-19:

«Se trata de pasaportes de vacunas, seguimiento, control gubernamental y tiranía»

En la actualidad, Estados Unidos registra una media de más de 119.000 nuevos casos diarios y más de 2.000 nuevas muertes. Y con sólo el 55,9% de la población totalmente vacunada, es probable que la enfermedad siga circulando entre la población durante el invierno. Fuente.

Las viñetas de Garrison que aparecen aquí son solo una pequeña muestra de un extenso surtido con el que el autor ilustra todo el repertorio de los antivacunas más cerriles.

Suscríbete por email para recibir las viñetas y los artículos completos y sin publicidad

Artículos relacionados

2 comentarios en «El viñetista antivacunas Ben Garrison dice que tiene COVID-19 y que no irá al hospital»

  1. Puede que sea una trolada para luego «justificar» que el virus se puede curar con un potaje de sales de mercurio y heces de saltamontes.

    Llamadme cruel insensibol, pero en cualquier caso estaría muy contento de verle en /r/HermanCainAward. Hay gente que hace méritos para provocar odio y arcadas al 50.

    Responder

¿Algo que decir?

Antes de irte...

Suscríbete ¿Quieres recibir las viñetas en tu correo cuando se publiquen?
*Artículos completos sin publicidad.