Bienvenido, Máster Marshall

Visitas: 10
 
 

El máster de Casado. Bienvenido, Máster Marshall

Bienvenido, Máster Marshall

El máster de Casado, con permiso de Luis García Berlanga.


Suscríbete por email para recibir las viñetas y los artículos completos y sin publicidad

Repositorio de documentales sobre dibujantes de cómic y humor gráfico.

Tontolares. Los titulares más gilipollas de la prensa. Envía los tuyos

Artículos relacionados

Lo haremos bien

Guerras cloaqueras

La orquesta del Titanic

Ganadería

1 comentario en «Bienvenido, Máster Marshall»

  1. -Hola, venía a sacarme la muela del juicio, le daré vez dentro de quince dias por si quiere recurrir antes, le dijo Ella Peterson, y que tengo que traer?, le pregunte a la señorita predispuesta, en zapatillas de charol, y labios carmesí, ¿en que día se ha celebrado el juicio?, pues el martes diciocho, san Epiteto de Mastodonte, mártir, ¿mártir, de qué? dijo Ella P. tal día como hoy se sometio a una extracción dental y murió desangarado por la minuta, no comió durante tres siglos y se volvió tan enjuto que se convirtió en palo, fue la inquisición y lo rompió en mil y una astillas, que un famoso industrial dió buen uso de ellas creando los famosos fosforitos mondadientes. -señor yo soy apóstata y ya estoy hablando mucho de mi intimidad, vayamos al grano, y olvidemonos de las pajas. dijo Ella Peterson, muy enfadada, perdone señorita, pero yo he venido aquí para una extracción y de paso, bien, pues traigame el fallo judicial, no vaya a ser una muela que necesite solo empaste, ¿ycuánto dice que cobran, lo digo por si tengo que empeñarme lel lado bueno, el fotogénico, soy la viva imagen de las zapatillas Slindercrofer, ¿es usted firmeme mis zapatillas de charol, por favor, tome, tome, es indeleble y de purpurina, pues estoy enamorada de usted, y no lo he reconocido ni con cola, firme firme, Ella Peterson saco su zapatilla y puso entre las manos, pero oiga no se la dí para oler que asco, un momento señorita yo soy el experto, y para autentificarlas hay que olerlas, que verguenza, que espanto, no oleran mal?, dijo Elle, no se preocupe señorita, pero estas zapatillas no son auténticas, dónde las ha comprado?, cuánto ha pagado por ellas? no me diga eso que me desmayo, en junio y van a decir que es por la calor, Ay!, que dirán mis compañeras, me bajaran el sueldo por la depresión que me ocasionará, Elle se estaba poníendo verde por el efecto de una lámpara del mismo color, y empezaba a despeinarse por el efecto del ventilador, ante esta situación…

Los comentarios están cerrados.