Icono del sitio JRMora, humor gráfico

Jauría

 

Jauría. Viñeta del 22/11/2017 en CTXT

A unos cuantos policías municipales se les calentó el hocico en un grupo de WhatsApp y soltaron sus ladridos. Algo normal, lo que suele hacer este tipo de cenutrios un día cualquiera.

El resto de la historia ya la conocen, uno de ellos hizo públicos los mensajes y a tres de los de la jauría les retiran la placa y la pipa. El que destapa la cosa recibe amenazas mientras que los sindicatos policiales hablan de que se trata de asuntos privados, filtraciones malintencionadas, libertad de expresión, de que falta el contexto y otras gaitas. Algunos de los escribientes de los mensajes dice que el tono del chat era «gracioso». Al final, varios terminaron amenazando a un compañero por haberles recriminado sus mensajes y haberlos hecho públicos.

Cualquiera que se pasee habitualmente por internet sabe que existen estas jaurías agrupadas en foros, cuentas de Twitter o grupos de Facebook y otras comunidades donde firmantes anónimos que dicen pertenecer a cuerpos policiales, o simpatizar con ellos, sueltan sus babas habituales y se revuelcan en su pocilga que ahora pretenden llamar ideología. Y lo es. Basurienta, eso sí.

No por conocido es menos grave, pero ahora un discurso neocastrojo sostiene que hay que ser tolerante con los mensajes de odio, racismo, xenofobia, machismo así como otros etcéteras de la colección de mierdas nazis, incluyendo invitaciones explícitas a torturar y/o asesinar personas.

Todos los mensajes de los policías denunciados por amenazas.

30/11/2017 – El juez imputa a tres policías del grupo por amenazas a un compañero.

27/04/2018 – El Juzgado de Instrucción número 42 de Madrid archiva la causa  por posibles delitos de odio e injurias por los insultos contra la alcaldesa Manuela Carmena y comentarios racistas. EFE cuenta (1) que, según el auto, no hay indicios racionales de esos delitos y se acuerda el sobreseimiento provisional y consiguiente archivo.

Salir de la versión móvil