Plan Prepara, prepárate a tragar

Visitas: 26
 
 

Plan Prepara, prepárate a tragar

Plan Prepara, prepárate a tragar.

 

El Plan Prepara, para los que no tengan el disgusto de conocerlo, son seis sesiones, una cada mes, de dos horas cada una,  de obligatoria asistencia para poder cobrar los 399,38€ de la ayuda que se ofrece tras haber agotado el desempleo y toda posibilidad de cobrar cualquier otra prestación.

Se supone que en principio fue pensado como plan de recualificación profesional.

Pero la primera charla está dedicada íntegramente a explicar a los asistentes que, inicialmente, el Plan Prepara iba acompañado de cursos obligatorios de reciclaje profesional, pero que la falta de presupuesto ha derivado en que no exista ningún curso. Resultado, una chapuza. Muy nuestro.

En pocas palabras, el Plan Prepara se puede resumir  como Prepárate a tragar lo que venga, sicólogos laborales pastoreando ganado, orientadores con su manual de frases hechas, citas célebres y motivadores. Buenas intenciones teóricas.

Grupos con perfiles muy diversos tratados como un todo, sin ofrecer formación, ni específica, ni genérica y que terminan asistiendo solo para poder cobrar. Otro ejemplo de cosa vacía con mombre rimbombante. Un comerle tiempo al tiempo.

Hace unos días el gobierno prorrogó seis meses esta ayuda y el viernes próximo sabremos que nueva escabechina resultará de la reforma laboral.

Plan Prepara, prepárate a tragar

Viñeta de hoy en Plan Prepara, prepárate a tragar

Este es el relato de una asistente al Plan Prepara que recibí ayer:

Una parada en el Plan Prepara

Somos un grupo de unas 15 personas. Se supone que nos van a  dar herramientas que nos ayuden a encontrar trabajo. Las charlas las da un orientador laboral.

El material que reparten son fotocopias grapadas, llenas de frases de autoayuda, escrito en un lenguaje casi infantil, simplista, ilustrado con el Clip Art de Word, que generalmente la gente devuelve porque considera que no sirve para  nada.

Sobre estas fotocopias, el orientador va explicando lo de siempre, siempre con el tono del que repite de memoria.

 

Plan Prepara, prepárate a tragar

Recuerdo que la primera sesión fue absolutamente prescindible. No explicaron cuánto íbamos a cobrar, unos 400 euros aproximadamente. Y que eran seis meses sin nada más allá.

Es decir, que si empezabas a cobrar en enero terminabas en junio. Si en ese tiempo encontrabas un trabajo de un mes, pierdes ese mes de Plan Prepara a todos los efectos.

Por eso, nos aconsejaron que antes de coger un trabajo temporal estudiásemos si nos convenía económicamente.  Y que lo obligatorio era acudir a las sesiones.

También, que nos asignaban un tutor para que, si necesitábamos algo concreto, le pidiéramos una cita. Y efectivamente, cuando  la pedí para ver si podía ayudarme con la búsqueda de algún curso más relacionado con mi profesión,  beca para el doctorado (soy periodista), o beca para la UNED…me dijo que no sabía nada.

En varias ocasiones me insistieron que,  con mi perfil, lo mejor que podía hacer era irme fuera. Y si tenía tan claro que quería seguir estudiando que cogiese cualquier trabajo (entiendo que se refería a cualquier trabajo mal pagado) que me ayudara a pagarme los estudios, esto podría ser la solución tradicional y temporal para un estudiante universitario con gastos mínimos, pero con 35 años y una casa a cuestas es simplemente perder el tiempo y amargarse aún más.

Todo flojo, muy flojo

También, me sugirió que le enviara mi currículo para analizarlo, y ver si podía «realzarlo» (secretos inquietantes del maquillaje) …aún lo estoy esperando.

En las siguientes sesiones nos hablaron de la redacción del currículum,  que había que olvidar el tradicional y adoptar  el europeo, la única diferencia, además de pequeños cambios en la maquetación,  es que ahora se añaden las habilidades sociales.

Otro  día nos pusieron un tostón de corto sobre un circo cuya moraleja era  que no nos podíamos quedar fuera del mercado laboral. Y que para entrar teníamos que adaptarnos a las nuevas circunstancias laborales, se insiste en que hay que reciclarse pero sin concretar hacia qué, ni hacia dónde.

No había sesión en la que no nos soltaran que había que emigrar (sin especificar ciudad de destino, pero a Alemania siempre) y que la culpa era nuestra por vivir por encima de nuestras posibilidades. Esto lo decían cuando se sentían acorralados por las críticas a esta afirmación y cada vez que a un compañero le decían que tenía que «reciclarse».

Se nos vuelve a repetir que ya no hay trabajo en la construccion, que hay  que volver (¿volver?) al campo (vivo en una zona rural)…   el problema era que la mayoría ya habían hecho 50 cursos como el de manipulador de alimentos, camionero y otros que poco o nada tienen que ver «con el campo»…

¡A trabajar!

En una de las últimas sesiones nos insinuaron que había que aguantar, que si tenías que hacer 8 horas en vez de cuatro,  aunque tuvieras un contrato de media jornada.  Incluso que hay que aceptar cobrar menos, que «eso era lo que había», que un albañil no podía ganar tanto como antes.

Plan Prepara, prepárate a tragar
Otro día, y por encima, nos hablaron de los portales de trabajo en internet, pero muy vagamente. Al igual que de las redes sociales. Después de media hora de argumentos genéricos y relativizados sobre internet , proyectaron, con problemas varios, la página de inicio de Twitter  y de Facebook. Eso fue todo sobre las redes sociales.

La anécdota más cómica y triste sucedió un día que no se presentaron varias personas. El orientador, al ver que faltaban tres o cuatro usuarios comentó, como si se tratara de una buena noticia:

«Qué poca gente hay hoy… estarán ya trabajando»

La verdad sobre la ausencia de esas personas es que eran inmigrantes. Habían perdido toda esperanza de encontrar trabajo y habían retornado a sus países de procedencia.

El resto hemos terminado hoy, volvemos a casa. Todo sigue igual, llevo ocho meses en el paro y no es la primera vez.

Juan Ramón Mora. Dibujante descendiente del fanzineo. Ilustración satírica y humor gráfico para medios de todo pelaje. Las opiniones no se negocian.

Suscríbete por email para recibir las viñetas y los artículos completos y sin publicidad

Repositorio de documentales sobre dibujantes de cómic y humor gráfico.

Tontolares. Los titulares más gilipollas de la prensa. Envía los tuyos

Artículos relacionados

17 comentarios en «Plan Prepara, prepárate a tragar»

Los comentarios están cerrados.