Valiente por defecto

¿Quieres anunciarte en esta sección destacada?

Comprar espacio publicitario aqui (728x90)
 

Valiente por defecto

 

Juan Carlos, valiente por defecto

Viñeta de 26/12/11

No sé si será el frío, el simulacro de bondad de estas fechas, o el empacho diario de la lectura de noticias, que no lo son, para decidir sobre qué opinar en los garabatos, pero llevo unas semanas saturado de opinión.

Algunos días empiezo un texto, le doy tres pespuntes, sigo leyendo y a las pocas horas ese borrador ya me parece una boñiga prescindible.

Lo peor de esto no es la inactividad teclera que provoca, es que esa misma sensación es la que me produce eso que llaman «opinión pública», creada por los mismos opinantes haciendo la ronda por casi todos los medios diciendo lo mismo de distintas formas.

Al final las opiniones de los todólogos que tienen más firma, mejores recursos literarios para maquillar el populismo, mejor escaparate y mayor número de acólitos serán las que se impongan amplificando ese ruido del que cada día me siento más fugitivo.

Uno de los muchos ejemplos de ruido mudo han sido las mil horas y líneas que los opinólogos crónicos dedicaron durante días a interpretar  la batería de frases genéricas del discurso de Navidad del Borbón de la campechanía.

«La Justicia es igual para todos», dijo JC.

Acostumbrados a que JuanCa no diga absolutamente nada más allá de sus sentencias buenrollistas  sacadas de su  propio manual de «coaching» del reino, este viaje se pudieron leer muchos titulares del estilo de:

«Políticos, medios y redes sociales destacan que la valentía del Rey refuerza la corona»

 
   

En el tratamiento de toda cosa relacionada con el juancarlísmo hay una pose fija por tradición, impostada, salida de la más profunda ranciedad del respeto mal entendido por lo Real, se trata de ensalzar lo glorioso del rey por defecto, aunque sea un pestañeo.

Si es necesario inventando un consenso masivo casi cercano al del amor a al líder que tanto se critica cuando el líder es otro.

Y claro, no pasan dos minutos para que el rey se sacuda los fantasmas y recomiende que se le haga mucho la pelota pero que nadie se invente nada que no haya dicho, porque nada dijo:

El Rey aconseja no personalizar los mensajes de su discurso de Navidad

Pero ya es tarde, que el superhéroe valiente que la marujería periodística ha creado  no lo destruyan los eufemismos.

 

Suscríbete por email para recibir las viñetas y los artículos completos y sin publicidad

Artículos relacionados

7 comentarios en «Valiente por defecto»

Los comentarios están cerrados.

Antes de irte...

Suscríbete ¿Quieres recibir las viñetas en tu correo cuando se publiquen?
*Artículos completos sin publicidad.