Habrá crisis pero…

 

Habrá crisis pero...

Viñeta de hoy en Evo Morales pollo

Habrá crisis pero…

«Los restaurantes/bares están llenos»

«Las playas están abarrotadas»

«La gente va a mogollón a esquiar a dondesea»

«La gente llena los carros hasta arriba en los supermercados»

He de confesar que estoy harto de estas frases de ascensor y aún se siguen escuchando.

Parecen decir que llenar un carro de comida de «alimentos genéricos» para tirar la semana o que ir a la playa con la nevera y los bocatas es un alarde de poderío económico de pícaros que se lamentan engañándonos todo el año para  pegarse la vida padre en verano.

Estos del «habrá crisis pero…» parecen sugerir que debemos sentirnos sucios, como los traidores de la crisis por no quedarnos en la cueva.

No les diré quién, pero conozco a muchos más de dos que llevan cuatro años sin poder tomarse unas vacaciones. Hablo de unas vacaciones de verdad, con dinero extra para lo que haga falta sin medir cada céntimo, con algún viaje de placer y todo el tiempo  para dedicar al ocio, el descanso y sobre todo para la necesaria desconexión completa.

Los planos cortos de gente amontonada en la playa que muestran cada día los informativos esconden mucha gente que no está allí, ni en ningún otro sitio parecido, junto a los que están por unos días con el mínimo presupuesto.

Un clásico:

 

 


Suscríbete por email para recibir las viñetas y los artículos completos y sin publicidad

Repositorio de documentales sobre dibujantes de cómic y humor gráfico.

Tontolares. Los titulares más gilipollas de la prensa. Envía los tuyos

13 comentarios en «Habrá crisis pero…»

  1. Salud

    ¡Cuánta razón! No vemos a quienes no están, sin dudas. Además, que estén llenas las playas no significa que: Gasten lo mismo que otros años (de unos años a este, los hosteleros avisan que cada vez se gasta menos en las vacaciones), se queden el mismo tiempo, y, por supuesto, la crisis no afecta igual a todos, hay gente para la que no hay crisis, otras están sacando tajada, y otras, las que más, han dejado de gastar en ocio o todo o parte de lo que antes podían permitirse.

    Y crisis o no crisis, comer tenemos que comer, y no es lo mismo llenar el carrito de «marcas blancas» de cereales que de latitas de caviar.

    Hasta luego ;)

Los comentarios están cerrados.