Informaciones erróneas en las viñetas

¿Quieres anunciarte en esta sección destacada?

Comprar espacio publicitario aqui (728x90)
 

Informaciones erróneas en las viñetas

«Bueno, uno de nosotros está en la viñeta equivocada».

Informaciones erróneas en las viñetas

Tres investigadores de la Universitat de València señalan la sobrerrepresentación de animales icónicos del cambio climático, como los osos polares y los pingüinos, en viñetas que abordan la emergencia climática.

En un artículo científico titulado «Worlds apart, drawn together: Bears, penguins and biodiversity in climate change cartoons» para el que han revisado 1.022  ilustraciones concluyen que, independientemente de su origen geográfico, los viñetistas suelen evitar el uso de animales autóctonos y muestran muy poca biodiversidad en sus dibujos, especialmente en cuanto a insectos y otros invertebrados.

Lo primero que pensé es que debe ser jodido atacar una viñeta sobre el cambio climático con insectos, sin tener mucha idea de ellos, y además que funcione igual de entrada que una con osos o pingüinos que ya te aseguran más de la mitad del trabajo para que el grueso de los lectores capte la idea.

Conozco dibujantes que se leen veinte tochos antes de decidirse por el enfoque para resolver una viñeta, en muchas ocasiones lo hago, sobre todo cuando es un negociado que me es ajeno. Y si no hay tiempo para aprender un mínimo necesario, me abstengo de hacer ese garabato o inevitablemente me quedo en la superficie.

Pero no nos engañemos demasiado, la mayoría de los dibujantes de prensa no somos más que diletantes que en ocasiones tenemos que resolver de hoy para mañana una viñeta sobre asuntos complejos que nos vienen muy grandes. Ni se aspira a que sea una tesis doctoral como tampoco pretendemos que salga un completo churro.

El trabajo sugiere que usar predominantemente animales alejados del imaginario colectivo local podría producir una distancia geográfica en la percepción social del conflicto climático y, como consecuencia, reducir la motivación por tomar acciones y mitigar el problema.

Por otro lado, los investigadores también alertan de la posibilidad de crear una falsa percepción de distancia temporal respecto al cambio climático si se ilustra a los animales en escenarios extremadamente devastados, por insinuar que las consecuencias del calentamiento global en sus ecosistemas aún están lejos de ocurrir.

Informaciones erróneas en las viñetas

Viñeta del 16/02/2020 en CTXT

 
   

En el artículo se recomienda evitar la difusión de ideas erróneas, puesto que “se han detectado algunos errores biogeográficos graves”. Uno de estos errores es la representación del oso polar y el pingüino en un mismo ecosistema, ya que “el oso polar vive en el Ártico, en el Hemisferio Norte, mientras que al pingüino se lo encontrará en la Antártida y otras tierras australes, es decir, en el Hemisferio Sur”, explica la investigadora Sara Moreno.

Una viñeta, ya clásica, que ironiza sobre este error frecuente es la del viñetista inglés Royston Robertson (1968) que encabeza este post y se usa también en la reseña, la escena fue dibujada y enviada a Reader’s Digest en junio de 2006, pero fue finalmente publicada durante en la navidad de ese mismo año. Desde entonces la viñeta no ha dejado de rular.

Aunque aún no he podido leer el trabajo completo, en ello ando, de entrada estoy de acuerdo en la recomendación de no partir de premisas falsas en los chistes. Aunque una viñeta no deja de ser una opinión más, como la de cualquier mortal común, aún queda mucha gente que cree que en ellas se encuentra un cacho de la esencia de la verdad (cuando no sólo no es así, es que ni falta que hace).

Topicazos, estereotipos e informaciones falsas

Si bien todos entendemos que ciertas licencias humorísticas permiten abrir la mano para recrear escenas que retuercen esa mezcla de hipérboles y mundos imaginarios, incluso imposibles, para que el chiste funcione, tampoco podemos negar que se estrujan los topicazos más gastados. Se hace porque siguen funcionando y así el grueso del público pilla el rollo del asunto al primer vistazo. Y no hay temática que se salve de este efecto.

El resultado no deja de ser aburridísimo. Se repiten una y otra vez durante décadas las mismas ideas simples y los mismos chistes con ligeras variaciones. Como ejemplo común al vuelo los cientos de viñetas de obituario con el finado con alitas, subiendo al cielo o recibido por San Pedro, Dios o el que proceda. O la representación más que caducada de los ricos con largos sombreros de copa. Hay muchos otros topicazos y lugares comunes, pero mejor será dejarlos para cualquier otra turra.

Casualmente, hace apenas unos días me crucé con esta viñeta del colega J.L. Martín, publicada el 27 de marzo en La Vanguardia que también puede servir de ejemplo.

Informaciones erróneas en las viñetas

En ella se hace alusión al ego de Pablo Iglesias. El chiste, aunque se entiende, se «rompe» porque parte de una información falsa instalada en el imaginario colectivo. Quizá esto era lo de menos y se usó como excusa porque funcionaba en el chiste, no lo sé. Sea como sea, la Gran Muralla China no se ve desde el espacio. Por muy larga que sea no tiene el ancho suficiente para que pueda verse a simple vista desde allí.

La nota del estudio la encontré aquí. Demasiados osos y pingüinos: las viñetas olvidan la fauna autóctona cuando alertan de los riesgos del cambio climático

Suscríbete por email para recibir las viñetas y los artículos completos y sin publicidad

Artículos relacionados

Antes de irte...

Suscríbete ¿Quieres recibir las viñetas en tu correo cuando se publiquen?
*Artículos completos sin publicidad.