Esos graciosos

Esos graciosos

Peligro, post muy largo, leer es malo, huya. En las últimas horas, entre otros asuntos internacionales sin importancia, se  habla,  y mucho, sobre el humor y sobre cómo lo vomitamos en internet. Algo que para mí es un rollo ya mohoso, esto de intentar explicar

El niño del Colacao

El niño del Colacao

La corrupción es como el niño del anuncio del Colacao, superado al asco que nos produce acaba enterrada en parodias y chistes. El niño del anuncio de Colacao da mucha grima, pero los fieles al  Colacao ni se plantean pasarse al Nesquik, única alternativa que