Drevo Blademaster TE, volviendo al teclado mecánico

¿Quieres anunciarte en esta sección destacada?

Comprar espacio publicitario aqui (728x90)
 

Tabla de contenidos

Drevo Blademaster TE, volviendo al teclado mecánico

Vaya por delante que en este post no hay contenido pagado de ninguna forma ni intención publicitaria alguna, tampoco hay enlaces de afiliado, ni tengo ni he tenido relación alguna con la marca.

El teclado lo he pagado de mi apulgarado bolsillo y la fiesta me ha salido por 96,99 eurazos, para su compra he sido asesorado convenientemente por el colega Jaime @rrazo, que pronto podría inaugurar en su domicilio el museo de los teclados.

Hace tiempo que tenía ganas de un teclado mecánico por distintas razones, algunas de ellas prácticas y también nostálgicas. Esta semana me he pegado el capricho y me he agenciado un Drevo Blademaster TE.

Orígenes del Drevo Blademaster

Este teclado nació de una campaña en Kickstarter que recaudó una morterada de pasta entre gentes del «gaming» y usuarios de otros perfles. Empezaron con la meta de 20.000 dólares y si hubieran seguido quizá hubieran superado el medio millón. Recaudaron 435.476 $ para su desarrollo que fueron aportados por 3.559 patrocinadores.

 
   

En 2018 y 2019 recibió varios premios por su diseño y se convirtió en uno de los teclados más vendidos.

De una de sus versiones más aplaudidas, la PRO inalámbrica, ya solo queda el rastro. Lleva mucho tiempo descatalogada y ni en la tienda de la marca se pueden encontrar pistas de que vaya a volver a comercializarse, pero las versiones TE aún se pueden pillar en distintas tiendas a precios que oscilan entre los 65 y 100 euros dependiendo del país del vendedor los gastos de envío, importación, etc.

Drevo Blademaster TE, volviendo al teclado mecánico

TE 88K

Se supone que compré un TE 88K, pero según se lee en la caja, llegó un TE 87K. Aunque el ordenador lo identifica como 88K. He contado las teclas y me salen 88. Sea como sea, en ambos casos se prescinde del teclado numérico por lo que se obtiene un cacharro más pequeño y compacto ahorrando espacio en la mesa.

Si no lo entendí mal, la única diferencia es que uno tiene 88 teclas y otro 87. Como no sé qué tecla he «perdido» y no la echo de menos, me da completamente igual.

Drevo Blademaster TE, volviendo al teclado mecánico

 
   

La caja llegó sin mucho golpe o arañazo más allá de lo habitual y eso que viajó a pelo, sin ningún embalaje exterior para protegerla. Un poco chapucero enviarla así.

Drevo Blademaster TE, volviendo al teclado mecánico

Sin ser el mejor de los embalajes, el contenido está protegido por un par de corchos.

Drevo Blademaster TE, volviendo al teclado mecánico

Y esto es lo que trae. El teclado cubierto con un plástico, la garantía, una muy breve guía rápida en varios idiomas, una pegatina, la herramienta para extraer las teclas y un pincel para barrer las porquerías que se acumulan bajo las teclas.

Drevo Blademaster TE, volviendo al teclado mecánico

La primera impresión al tacto es muy agradable. Está bien acabado y el diseño no hace concesiones a la estridencia. Su peso se nota para bien, 1 kilo y 300 gramos. Si estás interesado en el resto de detalles técnicos puedes encontrar cientos de reseñas donde los desmenuzan.

Eso sí, con el teclado apagado los caracteres se ven más bien tirando a poco.

Una pijadita de diseño y un error

En el teclado hay dos cosas cosas que no sé si pasan en todos estos modelos o sólo en este y de las que me di cuenta después de unos días de uso.

La primera de ellas es que la letra Ñ y la Ç no parecen de la misma fuente. Se entiende que no fueron capaces de adaptar el diseño al resto. Estas dos teclas muestran el carácter algo más alargado y grueso. Es una tontería y seguro que aquellos que no se fijan en rollos de diseño ni lo notarán, ya que la diferencia tampoco es escandalosa.

Drevo Blademaster TE, volviendo al teclado mecánico

La otra sí es un error. Como puedes ver en la foto, el signo de apertura de interrogación no existe. Al menos como lo conocemos en nuestro idioma.

 
   

En lugar de – ¿ – aparece un símbolo imposible. El de la derecha en esta foto. Menos mal que al pulsar esa tecla, aparece el de apertura.

Drevo Blademaster TE, volviendo al teclado mecánico

 

Mal

Le pregunté a Jaime y me pasó foto. En su Drevo Blademaster PRO la tecla – ¿ – es la correcta, así que puede ser problema de este modelo o un error puntual de montaje en esta unidad.

Drevo Blademaster TE, volviendo al teclado mecánico

 

Bien

Tampoco me ha supuesto un problema gordo y confieso que tardé al menos tres o cuatro días en darme cuenta. Me acostumbré desde el segundo cero, pero no deja de ser una cagada.

La solución pasa por reclamar esa tecla a la marca (cosa que acabo de hacer por email a soporte) o a las malas comprarla suelta (si consigo dar con algún sitio donde las vendan sueltas y sean las suyas).

El soporte, regular tirando a mal

Lunes 6 de septiembre de 2021

No sé si he tenido mala suerte o la persona de soporte que me atendió se acababa de levantar y aún estaba medio sopa.

La cuestión es que les cuento el asunto de la tecla con ese símbolo que no existe en español y les pregunto si disponen de la tecla buena suelta y/o si las venden en el caso de que quiera reponer otras.

En su respuesta pasa de contestar a la pregunta de si disponen de teclas y me pregunta que «dónde está el problema», que en la foto oficial la tecla está bien y que no ve nada diferente en la mía, que es la misma O_o

Drevo Blademaster TE, volviendo al teclado mecánico

Vuelvo a decirle que en el teclado que me enviaron el símbolo está girado horizontalmente a la izquierda, le paso otra foto de la cosa y tres días después continúo esperando respuesta. Confío en que den señales de vida.

Puede que siga sin ver la diferencia o no tenga mucha intención de solucionar algo tan simple como enviar una tecla. Les doy una semana de margen antes de pensar que movieron mi correo a un agujero negro, pero mucho me temo que van a pasar de mi culo.

Estas pequeñas cosas en la atención hacen bajar bastantes puntos a una marca porque alimenta sospechas de que ante una reclamación por algo más grave podría alargarse y complicarse.

Actualización 23 de septiembre

Cero en atención al cliente

Me lo temía. Han pasado 17 días desde mi último correo del 6 de septiembre. No hay noticias del soporte, así que decido volver a preguntarles lo mismo por correo;  si tienen las tecla original suelta para comprarla o si saben de algún sitio donde estén a la venta.

Me da que me comeré lo que se comió clavijo, por lo tanto, les planto desde ya un CERO en atención al cliente.

Actualización 15 de octubre. Se confirma, no contestan. Cuando tenga que cambiar de teclado tendré en cuenta este detalle tan feo.

El cable

Una de las quejas que más comunes es la poca calidad de su cable, que tampoco es extraíble.

Por lo que cuesta el teclado, bien podrían haberse estirado algo más para meterle un cable mallado. Por otro lado, al tratarse de un cacharro pensado para quedarse plantado en un lugar fijo, a no ser que seas un cafre, se supone que debe tener una vida útil razonable.

Drevo Blademaster TE, volviendo al teclado mecánico

Software salchichero

Donde si cojea estrepitosamente es en su software para personalizar las teclas y la iluminación que se puede descargar desde la página del producto y que está disponible para Windows, Mac y parece que también existió para Linux, pero desaparecieron los enlaces de descarga.

Era un buen intento, pero les salió un programa realmente malo y, aunque se supone que lo mejoraron en su día, sigue siendo engorroso y poco intuitivo. Falla más de la normal.

Otra de las cosas que más rápido se ha roto en los cienes de teclados chuscos que he comprado hasta la fecha son las pestañas para inclinarlo.

Drevo Blademaster TE, volviendo al teclado mecánico

Sigue sin gustarme este sistema de bisagras plásticas. Se las perdono porque tienen un tope que al menos da la sensación de ser robustas y aunque se rompieran, sin desplegarlas, tiene una inclinación mínima suficiente que impide que se quede completamente plano a lo que también contribuye su configuración de teclas en «escalera».

Se ve robusto y lo es, no hay nada que transmita la sensación de que se va a romper con el uso. Ni la leve y normal holgura de las teclas consigue que parezca un teclado endeble.

Drevo Blademaster TE, volviendo al teclado mecánico

Una vez encendido, con una primera configuración de su iluminación RGB de luces blancas y ningún sin efecto de feria de los infiernos, tiene esta pinta. La foto aquí tampoco le hace justicia, esos destellos y reflejos que muestra no se corresponden con la realidad.

Drevo Blademaster TE, volviendo al teclado mecánico

Si lo que te gusta es experimentar con la sobredosis multicolor, puedes encender también un tira que rodea todo el teclado para convertirlo en una discoteca alienígena.

Drevo Blademaster TE, volviendo al teclado mecánico

Otro detalle poco común en teclados mecánicos y que se sumó a la lista de cosas a favor para comprarlo fue una rueda lateral programable que incorpora a su izquierda. Drevo la llama Genius Knob y tiene cuatro posibles acciones configurables, girar arriba y abajo, clic y doble clic.

Es perfecta para dejar ahí el control multimedia, eso ya a tu rollo.

¡Teckle-teckle-teckle!

Drevo Blademaster TE, volviendo al teclado mecánico

Este modelo incorpora interruptores mecánicos (switches) Gateron marrones que no se pueden cambiar en caliente ya que van soldados, pero tampoco es muy complicado quitarlos y volver a soldar unos nuevos si un día decides, o necesitas, sustituirlos

Drevo Blademaster TE, volviendo al teclado mecánico

Las teclas se pueden extraer fácilmente con la herramienta incluida y puedes cambiarlas por cualquiera de las muchas compatibles con los interruptores Cherry MX, de hecho los Gateron son clones de Cherry y algunos dicen que son mejores costando bastante menos.

Drevo Blademaster TE, volviendo al teclado mecánico

El interruptor en cuestión deseoso de ser aporreado con insistencia.

Las teclas, incluso regulando la intensidad de la iluminación casi al mínimo, se ven muy bien con luz natural.

Drevo Blademaster TE, volviendo al teclado mecánico

En completa oscuridad, incluso con el reflejo de un monitor no brillan tanto como para ser una molestia.

Drevo Blademaster TE, volviendo al teclado mecánico

¿Por qué un teclado mecánico?

Aunque el Drevo está concebido (como muchos de los teclados mecánicos nuevos) con evidentes características enfocadas al rollo «gaming» y no me considere uno de ellos, al menos en su definición más actual, ofrece un experiencia cojonuda para escribir con interruptores «blandos» o medios.

Sí, soy de los que sigue añorando el teclado físico de las Blackberry y el sonido de las teclas plastiqueras de los 80/90, su tamaño, separación y tacto.

Aunque escribo con cinco o seis dedos como máximo, he vuelto a conseguir teclear algo mejor y más rápido a sabiendas de que ningún teclado obra milagros y me va a convertir en un experto mecanógrafo.

Es algo así como recuperar esa sensación de escribir en un teclado «de verdad». Cuando pulsas una tecla es como si llevaras a cabo un contundente acto de impresión que culmina con un relajante y liberador hostión a la tecla Enter

Otro motivo es económico. No se soprenda usted.

Los teclados mecánicos son más caros, pero duran más y es mucho más caro a la larga comprar un teclado de membrana baratucho cada tres o cuatro meses y tener siempre un montón de teclas borradas sin opciones para reponerlas o averías que suponen pagar por su reparación más de lo que vale la cosa para seguir teniendo la misma mierda de cosa.

A favor

Bien acabado, buenos materiales de fabricación y diseño agradable. Robusto, tiene pinta de que va a durar. Prestaciones de gama alta a precio de gama media.

En contra

Cable fino de calidad regulera no extraíble. Software malo. Con el teclado apagado se ven muy poco los caracteres, sobre todo los secundarios. Mala experiencia con el soporte.

Suscríbete por email para recibir las viñetas y los artículos completos y sin publicidad

Artículos relacionados

¿Algo que decir?

Antes de irte...

Suscríbete ¿Quieres recibir las viñetas en tu correo cuando se publiquen?
*Artículos completos sin publicidad.